Vacunar a los niños contra la influenza, gripe o gripa

Vacunar a los ni os contra la influenza  gripe o gripa

Miles y miles de niños en el mundo sufren de fiebre, decaímiento, tos y complicaciones serias como neumonia debido al virus de la influenza o gripe (o gripa). A su vez, contagian a quienes los rodean en casa, la escuela, la guardería o en el parque. Los expertos explican que este mal se puede prevenir gracias a la vacuna contra la gripe o influenza, pero muchos padres tienen dudas sobre si deben vacunar o no a sus hijos.

La vacuna contra la gripa no es obligatoria de acuerdo con el calendario de vacunación en Estados Unidos pero la Academia Estadounidense de Pediatría sí la recomienda para bebés, niños, adolescentes e incluso los padres o cualquier persona que esté en contacto con niños. Pero la decisión de vacunar o no deben tomarla los padres con el pediatra, ya que los bebés menores de seis meses no deben de ser vacunados y hay ciertas contraindicacciones en casos como niños alérgicos al huevo.

Prevenir contagio de la gripe o influenza

La gripe se propaga de persona a persona cuando alguien infectado tose o estornuda o al tocar alguna superficie que tiene el virus y se toca la boca, la nariz o los ojos. Por eso lavarse las manos es fundamental para prevenir el contagio. También te aconsejamos limpiar las manijas de las puertas, el control remoto del televisor, teléfonos e incluso los carritos de supermercado con toallas desinfectantes para evitar enfermarte con la gripa.

 

Cuándo vacunar y cuándo no vacunar contra la gripe

Algunos expertos como la Dra. Sandra Braganza, pediatra de Nueva York, recomiendan vacunar a los niños que tienen alguna enfermedad crónica que podría complicarse si sufren la gripe, como problemas respiratorios y asma, enfermedades del corazón, reuma con tratamiento de aspirina e inmunodepresión. En estos casos también deberían vacunarse los padres y quienes ayudan en el cuidado de los niños, para evitar que puedan transmitirles la enfermedad.

Sin embargo los expertos dicen que hay casos en que no es recomendable vacunar contra la influenza o flu:

  • La vacuna se elabora con huevo, por eso no se debe administrar a personas alérgicas a este alimento, salvo que el médico tratante lo autorice.
  • Tampoco se pone antes de los seis meses de vida, cuando el pequeño tiene fiebre, ni mientras está en tratamiento con corticoides o cortisona.
  • Después de poner la vacuna triple (difteria, tétanos y tos ferina), hay que esperar siete días para vacunarse contra la gripe.

 

Cuándo poner la vacuna

Se administra en los meses de octubre y noviembre en el hemisferio norte, o en abril y mayo en el hemisferio sur, y protege sólo durante la temporada de otoño invierno de ese año. La vacuna se elabora cada año, según las variedades del virus de la influenza  que estén produciendo la enfermedad en ese momento. La de una temporada no sirve para otra.
Entre el 70 y el 80 por ciento de las personas que se vacunan no se contagian de gripa o flu ese año, aqunue hay años en que la efectividad es mayor que en otros. El porcentaje restante de personas vacunadas puede sufrir una versión leve de la gripe.

Otros efectos secundarios de la vacuna contra la influenza: La vacuna puede provocar fiebre ligera y dolor de cabeza (que se alivia con un paracetamol o acetaminofén). También puede haber enrojecimiento en el lugar del pinchazo (si se aplican compresas frías se va en un par de días). Según los doctores, es un mito que vacunarse haga que uno se enferme más con resfríos o gripa.

Tipos de vacuna

Actualmente existen dos tipos de vacunas contra la influenza o gripe. La más utilizada es la vacuna inyectable que puede administrarse a partir de los 6 meses de edad. Desde hace algunos años existe una llamada FluMist que se administra a través de un atomizador nasal. Puede usarse en niños mayores de 2 años y personas sanas no mayores de 49 años, con excepción de las mujeres embarazadas pero algunos expertos dicen que es menos efectiva que la vacuna inyectable.

Mercurio y autismo
El uso de un conservante a base de mercurio (timerosal) en la vacuna de influenza ha sido motivo de controversia y preocupación entre padres que temen pueda existir una relación entre este químico y el desencadenamiento de autismo en niños pequeños.

No obstante, los Centros para Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos  (CDC) han desestimado estas afirmaciones por considerar que no existe «evidencia científica» que confirme que el timerosal aumente el riesgo de desarrollar autismo. «Aunque sabemos que no hay riesgos en el uso de timerosal en las vacunas, entendemos que hay padres que están preocupados por esto y por eso hay vacunas sin timerosal para niños pequeños que pueden ser utilizadas», explica la Dra. Braganza.