Un bebé muy curioso y explorador

Un bebé muy curioso y explorador

El breve lapso de mamitis, papitis o abuelitis

Ha transcurrido el mismo tiempo que tu hijo vivió dentro de tu vientre, pero ahora afuera. Ya es un bebé de más de ocho kilos que aprende de todo lo que le rodea. Cuando tira un juguete y lo levantas, hace la relación causa-efecto. Además está fascinado por la gravedad al dejar caer las cosas y admirarse por cómo caen. En este mes, también notarás que tiene dificultad para soltar los objetos que ha agarrado y si se lo quitas, llora. Lo que sucede es que está embelesado al agarrar algo que puede transferir de una mano a otra y analizar. Sólo puede dejarlo de lado, si le ofreces otra cosa nueva para explorar. Su curiosidad es tu principal herramienta de juego. Ofrécele un papel que pueda destrozar o permítele que deje caer sus juguetes desde la periquera. Por muy sociales y juguetón que sea tu bebé, notarás que ahora llora si alguien poco familiar se acerca a intentar jugar o cargarlo. Lo llaman “angustia por separación” de su cuidador habitual, sea mamá, papá o una abuela. Es muy fácil de atender, tu bebé solamente debe verte convivir con otras personas y ver cómo le depositas tu confianza en ellas.