¡Firmes! Tres pasos para enseñar a tus hijos más efectiva y sanamente a ser más obedientes

Niño en time out

Los hijos nos dan tanto: amor incondicional, humildad, canas y semi infartos cada vez que nos desobedecen, especialmente el público. Según la publicación de la revista Padres e Hijos, aplicar estos tres hábitos es una estrategia efectiva para hacer que se comporten mejor.

1. Crea una herramienta para disciplinar

Este es el punto donde decides cual será la consecuencia que podría tener tu hijo en caso de desobedecer. Puedes quitarles las actividades que más les gustan, o los juegos, o simplemente el snack que usas para motivarlos. Es importante explicarles siempre que está consecuencia está ligada a su mal comportamiento, que podría haber sido evitado por una mejor conducta.

2. Pre-planear el buen comportamiento

Asegúrate de hablar con tu hijo en un momento en que estén tranquilos, a poder ser antes de pedirles que completen alguna actividad como bañarse o hacer los deberes, o de ir a algún lugar que pueda propiciar su mala conducta o rebeldía. Puedes también mencionarle cuales serían las consecuencias en caso de desobedecer.

3. Consistencia

Lo peor que puedes hacerle a un niño es amenazarlo con una consecuencia que luego no cumplirás. A la segunda o tercera vez el niño ni se inmutará con tus amenazas o regaños, lo cual es aun más frustrante para los padres. En el momento en el que desobedece y le dices qué tipo de consecuencia tendrá su mal comportamiento, tienes que ser consistente y llevarla a cabo, no importa la pataleta, o cuan cansada estés.