Tips para hacer llevadero el eczema en los niños

Tips para hacer llevadero el eczema en los niños

Empecemos por entender los síntomas del eczema:

Eczema (o eccema) es un término general para referirse a la enfermedad de la piel o condición de enrojecimiento, que generalmente va acompañada de inflamación y erupción cutánea (a veces la piel pierde su coloración y se manifiestan manchas blancuzcas). La forma más común de eczema se llama dermatitis atópica y es bastante común en niños.

Empecé a sospechar que mi hija mayor sufría de eczema cuando después de muchos días de ir por ella a la guardería veía como se volvió casi un patrón el que al recogerla en la tarde, después de la hora de actividades en el parque, ella venía corriendo hacia mí y venía rascándose por todos lados y con la piel exageradamente enrojecida; especialmente en las áreas de flexión de sus brazos, piernas y debajo de su cuello. Lo asocié con la comezón y reacción alérgica de lo que conocía era el eczema.

Llevé a mi hija a su pediatra y efectivamente el diagnóstico fue eczema (dermatitis atópica) . Y más adelante consultamos también a un dermatólogo pediátrico ya que ésta es una condición con la que hay que armarse de mucha paciencia. El secreto está en la persistencia y aplicar al máximo los cuidados . Entre lo que los dos especialistas nos recomendaron, lo que investigué y junto con un poco de sentido común de mamá les comparto esta serie de consejos/ tips:

1. No te pongas a probar productos ni remedios caseros sin antes consultar al médico para asegurarte de cuál es el diagnóstico ya que es fácil confundir los síntomas y se podría empezar un tratamiento inadecuado con productos, que por más naturales que sean, pueden disparar una reacción mayor y agravar la irritación en la piel de tu hijo.

2. El eczema está asociado con una reacción alérgica así que empieza a explorar lo que pueda estar desencadenándolo. Por ejemplo empieza a seguir la reacción de tu hijo con ciertos alimentos (como lel maní o cacahuates, huevo, leche de vaca, trigo y soya), revisa las condiciones del ambiente (calor o por el contrario frío, polvo que se puede acumular en muñecos de peluche, almohadas de plumas etc. y evita alérgenos como el polen).

3. No expongas a tu hijo a cambios radicales de temperatura. Y procura que no estén en un ambiente excesivamente caliente ni muy frio. …Lo que yo fui descubriendo en este proceso con mi hija fue que a la hora a la que salían al parque, en el jardín infantil, era una de las horas más calientes de ese verano y la piel de mi niña reaccionaba de inmediato irritándose. Una buena solución fue pedir a las profesoras que trataran que ella estuviera en la sombra, que le dieran agua seguido y siempre le puse camisetitas interiores delgadas para que le ayudaran a absorber más rápido el sudor.

4. No abrigues a tus hijos en exceso.  Eso puede intensificar un problema de eczema.

5. Evita que tu hijo sude, o la otra opción contrólale de inmediato el sudor: Encontré que en las áreas de las flexuras de brazos y piernas de mi hija, y en su cuello siempre después del juego en el parque sudaban mucho por lo tanto empecé a mantener esa parte seca. Para secarla una pequeña toalla y sólo con golpecitos suaves para no irritar más la piel e hidratarla seguido. Si era posible lavar y secar esas áreas de inmediato, lo hacía, y si no un recambio de ropa ayudaba a mantenerla fresquita.  Las profesoras del jardín siempre me colaboraron para seguir estas rutinas.

6. Ponle ropa liviana y suelta preferiblemente de algodón: evita tejidos y materiales que pueden generar una reacción alérgica ( lanas, poliéster o fibras sintéticas), o darle picazón o fastidio con el roce . Dicen que la seda también es una buena opción aunque yo no la use para mi hija. Pero sí que me resultaron camisetas delgadas de algodón al igual que a ciertas horas también camisetas frescas pero de manga larga para aquellos días en que el quiebre de sus brazos estaba totalmente enrojecido y casi en «carne viva».

7. Lava la ropa con jabón suave ojalá especial para niños. Lávala y enjuágala muy bien asegurándote de no dejarle residuos de jabón. Evita detergentes fuertes y lejía (o blanqueador).

8. Evítale el contacto con cosas que irritan su piel como productos para el aseo de la casa, lociones, detergentes y jabones fuertes . En el caso de eczema en las manos procura no lavarle las manos muy seguido al niño, sólo lo necesario .

9. Utiliza guantes para proteger la piel de sus manos: en el caso de bebés sería específicamente mitones de algodón para evitar se rasquen. Y para niños más grandes sería si el problema de eczema es fuerte en las manos y para evitarle contacto con materiales que puedan ser irritantes. Por ejemplo a la hora de invitar a mi hija a ayudar a lavar sus juguetes o a ponerle agua a las plantas en el jardín usaba guantes plásticos y debajo de ellos guantes de algodón o talco para hacer una barrera a la humedad.. También en lugares de intensos inviernos es importe protegerse del frío con guantes apropiados para evitar el resecamiento de la piel.

10. Evita el cigarrillo o tabaco: Es muy irritante. Además es importante tener presente que el eczema está relacionado con condiciones alérgicas, así que podría llegar a darse en el niño no sólo irritación de la piel sino además exacerbar otras condiciones que pueda tener como asma o rinitis alérgica.


Cuidado de su piel a la hora del baño

1. Baña a tu pequeño con menor frecuencia; entre 3 y 4 veces a la semana

2. Déjalo en la tina por entre 10 a 20 minutos con sólo agua o con algún aceite o emoliente para el baño para bebés que ayude a re-hidratar la piel. Los baños a base de avena también me resultaron muy convenientes.

3. El agua no debe estar ni muy caliente ni muy fría.

4. Utiliza poco jabón; mejor si es sólo en las partes estrictamente necesarias. Otra idea es usar una pequeña cantidad de algún jabón hiper-hidratante .

5. Al secar a tu hijo cuida de no frotar la toalla. Puedes hacerlo como pequeños toquecitos o suaves golpecitos.

6. Ponle una crema hidratante unos minutos después del baño y mejor si consigues de las especiales para tratar eczema en niños .

7. Si van a la piscina: asegúrate de enjuagar muy bien el cloro ya que dejarlo en la piel puede ser muy irritante. Evita que tu hijo esté entrando y saliendo por muchas veces de la piscina.

8. Si van a la playa: Aprovecha los beneficios terapeúticos del agua del mar; puede ayudar mucho, pero al final baña a tu hijo con agua dulce (de la llave) para no dejar restos de sal ni de arena que le puedan despertar la rasquiña.

Uso diario de humectantes

Los humectantes o emolientes ayudarán para devolver a la piel su elasticidad y suavidad. Y serán un arma clave para combatir la resequedad.

1. Es importante todo el día estar aplicando un humectante apropiado (entre más simple mejor, es decir sin demasiados ingredientes ni persevantes, ni fragancias. Recomiendan las de consistencia más grasosa.) Hazlo en la mañana, en la noche antes de dormir e igual ponle humectante, luego de cada baño y también cuando le cambies ropa o le retires sudor o le refresques las áreas afectadas.

2. Antes de probar una crema humectante/emoliente mira si es recomendada para el eczema o para la resequedad extrema. Asegúrate que no contenga alcohol, ni conservantes, ni perfumes.

3. Evita ponerle perfumes y colonias.

4. Para proteger a tu hijo del sol es conveniente usar protector solar pero eso si antes de utilizar alguno pruébalo un poquito en un área pequeña de su piel que esté lo más sana posible y observa su reacción. Esto también aplica para repelentes de mosquitos.

5. El uso de un buen humectante siempre es preventivo sobre todo en el invierno, época en la que además se aconseja usar humidificador para el ambiente.

No a las infecciones

1. Procura que tu hijo no se rasque. Esto podría rajar la piel y las bacterias podrían penetrar la piel. Las más frecuentes son estafilococo aureus. En en el caso con mi hija, no desarrolló infecciones pero la condición lesionada de la piel facilitó que contrajera molusco contagioso (moluscum contagiosum), que es algo viral -otra experiencia que les contaré.

2. Mantener las uñas siempre cortadas(y limpias) ayudará a que tu hijo no se quebrante la piel. Y como mencioné sobre los guantes a mi me resultó muy buena cosa en las noches cubrirle a mi hija sus manos con manoplas de algodón para que no se hiciera daño tratando de aliviar el comezón.

3. Mantenlo entretenido. Si tu hijo está con desesperado por el escozor prueba tu creatividad y proponle hacer algo divertido.

Medicamentos prescritos por el doctor

Para combatir la inflamación generalmente el doctor recetará un medicamento que contiene bajas dosis de esteroides.
Puede ser que recomiende para el niño antihistamínicos para aliviar la comezón (algunos de ellos le provocarán sueño). En nuestro caso el doctor recomendó una crema con hidrocortisona tópica. Estas medicinas se deben usar sólo con la aprobación e indicaciones de uso del especialista.

Cuando no hay respuesta a las terapias típicas con corticoides tópicos, es posible que el doctor recete medicinas no esteroides . Es importante hables con el especialiste del balance beneficios/riesgo ya que dos marcas comerciales a base de pimecrolimus y tacrolimus han sido asociadas con riesgos que aun son objeto de mayores investigaciones.

Enfoque positivo


Siempre habla a tu hijo de cómo se está hidratando de bien su piel mientras le pones las cremas y cuéntale como se va a poner cada vez más suave como la piel de un conejito o una princesa y saludable con todos tus cuidados. Evita referirte a ese rebelde eczema o cosas por el estilo. A mí me preocupaba lo que a veces uno escucha sobre el eczema y su posible conexión con estrés y pensaba si tal vez algo estaba tensionando a mi hija más de la cuenta. Concluí que sí existían posibilidades especialmente porque hacía poco había nacido su hermanita menor. Así que como parte de lo que el sentido común me decía era que pasara mayor tiempo con ella a solas y me ingeniara en todo momento alternativas para que no se sintiera ni celosa ni desplazada por la bebé.  Jugar y reir mucho con ella resultaron actividades muy relajantes no sólo para ella sino para mi.

Después de varios meses el eczema que tenía mi hija cedió y aunque no le volví a notar mayor irritación opté por hacer parte de nuestros rituales diarios el ponerle un buen humectante , a ella y a su hermanita, como medida preventiva para evitar la resequedad de su piel.   ….Y ya saben mucha paciencia y persistencia con los cuidados.