Rumbo al colegio

Rumbo al colegio

La mejor escuela es la que está cerca de casa

En la actualidad, las razones laborales podrían llevarte a dejar a tu hijo en la guardería desde pequeñito. Hoy, incluso parece que las abuelas están más ocupadas para hacerse cargo de los nietos de manera diaria. Dejar de trabajar para que la madre se dedique a los hijos, al menos durante los primeros tres años de vida, es una decisión de pareja y en todo caso personalísima. En ninguno de los escenarios tu hijo dejará de ser más sociable al entrar al kínder. La mejor edad para inscribirlo es cuando el niño ha superado la ansiedad a la separación o el miedo al extraño, alrededor de los tres años. Además ya será capaz de realizar varias actividades escolares como cortar con tijeras o pintar con sus crayolas. Elige escuela según las necesidades y preferencias tuyas y de tu hijo. A esta corta edad, tu hijo no aprenderá cálculo diferencial, así que es más recomendable que este primer centro educativo sea más bien una extensión de la casa.