Quemaduras por líquidos sacados de un horno Microondas

Quemaduras por l quidos sacados de un horno Microondas

Las quemaduras son un riesgo presente en todo hogar. Un niño puede quemarse por lavarse con agua demasiado caliente o por derramar una taza de café. En realidad, las quemaduras por agua y líquidos calientes, son uno de los accidentes infantiles más comunes. Los bebés y niños son más vulnerables que los adultos porque son curiosos y su piel sensible necesita más protección.

Si bien las quemaduras leves no representan un problema serio y es posible tratarlas sin riesgos en el hogar, las quemaduras más graves requieren atención médica. Pero muchas veces se pueden evitar tomando sencillas precauciones para hacer de la casa un lugar más seguro.


El peligro del horno microondas

Un estudio reciente en la Universidad de Chicago, encuentra que cada año niños pequeños sufren quemaduras cuando sacan líquidos calientes de un horno microondas. Los niños de apenas 18 meses pueden abrir un microondas con facilidad, sacar la sustancia caliente, y escaldarse. Estas quemaduras pueden causar lesiones graves que con frecuencia requieren injertos de piel y cuidados intensivos.

«Las escaldaduras son una causa importante de visitas a la sala de emergencias y de hospitalizaciones relacionadas con quemaduras en los niños pequeños menores de cinco años», advirtió la Dra. Gina Lowell, del departamento de pediatría del Centro médico de la Universidad de Rush en Chicago.

Para el estudio se evaluaron los expedientes médicos de niños menores de 5 años que fueron admitidos al centro de quemaduras de la Universidad de Chicago. De los niños, 104 tenían quemaduras por escaldaduras, y 94 causadas por alimentos o líquidos calientes. Nueve niños de 18 meses a 4 años de edad sufrieron escaldaduras tras abrir un horno de microondas y sacar una sustancia caliente. Y 17 niños se quemaron cuando un niño mayor, de entre 7 y 14 años de edad, portaba un líquido caliente según el estudio.

Para prevenir estas lesiones, el equipo investigador recomendó rediseñar los hornos microondas para evitar que los niños pequeños los abran. Los mecanismos de seguridad que actualmente tienen los microondas evitan que los niños operen la máquina, pero no que la abran después de calentar los alimentos. Los padres con frecuencia creen que los microondas son más seguros que las estufas, pero el estudio mencionado y otros realizados en Nueva York y Miami determinan con pruebas consistentes que los líquidos calentados en el horno microondas pueden causar escaldaduras graves a los niños. Estas quemaduras son extremadamente dolorosas, y en algunos casos dejan a los niños con cicatrices significativas.


Acerca de las quemaduras

Una quemadura es una lesión en los tejidos del cuerpo causada por el calor, sustancias químicas, electricidad, rayos solares o radiaciones. Las escaldaduras por líquidos calientes y vapor, los incendios en edificios y los líquidos y gases inflamables son las causas más comunes de las quemaduras. Cuando ocurre una escaldadura, los padres deben inmediatamente dejar correr agua fría sobre la quemadura por al menos diez minutos.
  • Las quemaduras pueden causar hinchazón, ampollas, cicatrices y, en los casos más severos la pérdida del conocimiento y hasta la muerte.
  • Las quemaduras pueden conducir a infecciones porque dañan la barrera protectora de la piel.
  • Las infecciones se pueden tratar con pomadas que contienen antibiótico.
  • Después de una quemadura de tercer grado, se necesitan injertos de piel o sintéticos para cubrir el tejido expuesto y estimular el crecimiento de piel nueva.
  • Las quemaduras de primer y segundo grado suelen sanar sin injertos.
Existen tres tipos de quemaduras:
  1. Quemaduras de primer grado, que dañan solamente la capa externa de la piel
  2. Quemaduras de segundo grado, que dañan la capa externa y la que se encuentra por debajo de ella
  3. Quemaduras de tercer grado, que dañan o destruyen la capa más profunda de la piel y los tejidos que se encuentran por debajo de ella.

En la cocina o el comedor

  • Coloca las asas de las ollas y sartenes hacia la parte posterior de la estufa cuando cocines.
  • Evita utilizar manteles o individuales grandes. Si un niño pequeño jala de ellos, tal vez se vuelque una bebida o un plato de comida caliente encima.
  • Mantén las bebidas y los alimentos calientes fuera del alcance de los niños.
  • Bloquea el acceso de los niños al horno de la estufa y de microondas siempre que sea posible.
  • Evita tomar bebidas calientes o sopa con un niño sobre la falda, ni transportes platos o líquidos calientes por donde están los niños.
  • Evita alzar a un bebé o un niño pequeño mientras cocinas.
  • Evita calentar los biberones (teteros, mamilas, mamaderas) en el microondas. El líquido se puede calentar de manera despareja y dejar zonas de leche que le pueden escaldar la boquita.