Qué hacer cuando crías a tu hijo sin su papá

Qué hacer cuando crías a tu hijo sin su papá

Queremos compartir contigo estos consejos para las mamás solteras y aquellas que están criando solas a sus hijos.

 

Muchas mujeres se ven enfrentadas a la maternidad sin tener a su lado al padre de su bebé. Cuando su hijo crece, surgen muchas preguntas.

 

Primero que nada, sabemos que no es nada fácil. A veces tantas responsabilidades son apabullantes. Lo más importante es cuidarte a ti misma para que puedas cuidar de tu hijo. Si tú estás mal, eso va a repercutir en el ánimo e incluso en la salud de tu bebé. Por lo tanto, es fundamental que aprendas a manejar el estrés y darte cuenta de que no puedes ser perfecta en todo. Lo que sí debes tener claro es que tu hijo depende de ti para todo. Independiente de si el padre está o no involucrado de alguna manera, necesitas enfrentar ciertas realidades por el bien de tu hijo. Tú y él son una familia, viva o no el papá con ustedes. Y cada familia es distinta y puede definir cómo se va a llevar la vida familiar. No dejes que los prejuicios ajenos o que personas bien (o mal) intencionadas te digan cómo debes vivir tu vida o cómo criar a tu hijo. Es muy bueno aprender a organizarse para maximizar el poco tiempo del que dispones. También hay que ser ordenada con las finanzas. Es más: aunque suene trágico, debes pensar en qué sucedería con tu hijo si algo te pasa. Trata de obtener algún tipo de seguro que lo deje como beneficiario y elige a alguien de confianza para que sea su tutor (o guardián) legal. Deja todo establecido por escrito, ojalá ante un notario público para que después no aparezca algún oportunista que se aproveche de tu hijo.

 

Otros 4 consejos útiles:

 

  • Deja de sentirte culpable por todo. Tu hijo quiere verte feliz. Si te ve culposa, vas a transmitirle inseguridad.
  • Reconoce tus limitaciones. No puedes ser mamá y papá a la vez. Sólo trata de ser la mejor mamá dadas las circunstancias. Cuando haya temas que te sobrepasan, trata de averiguar lo más posible por otros medios, como libros o conversaciones con otros hombres.
  • Encuentra apoyo. No tienes que hacer todo sola. Y si tu familia no te apoya o vive lejos tuyo, busca apoyo entre amigos, vecinos, u otros padres cuyos hijos van a la misma guardería o escuela que tu chiquilín.
  • Cuando te critiquen o hagan un comentario pesado sobre las madres solteras o las mamás solas, corrige los errores de esa persona, con cortesía pero de manera directa. Si tú te respetas, los demás también lo harán.

 

Cuando tu hijo te pregunta por su papá

 

Este es un desafío que se presenta cuando los bebés crecen y empiezan a darse cuenta de su entorno. Puede ser que en la escuela vea que otros niños tienen papá y él no. Ahí empiezan las preguntas. Entre más chicos son, más básica debe ser la respuesta. Por ejemplo, si tu hija de 4 años te pregunta «¿Dónde está mi papá?» no es necesario explicarle que su padre las abandonó a ustedes o que se fue con otra, sino decirle «Tu papá vive fuera de la ciudad», «Papá no vive aquí porque vive en otra casa más cerca de su trabajo» o «No sé donde está tu papá porque hace mucho tiempo que se fue de viaje». Cuando son mayores, las cosas se complican. Antes de hablar del tema, evalúa qué sientes sobre el padre de tu hijo. Trata de ser objetiva y separar los hechos de tus sentimientos. Si crees que no puedes tomar distancia del asunto, pídele ayuda a un tercero que sí pueda mantener la objetividad para que te ayude a planear qué decirle a tu hijo. Lo que es importante de recordar es que los expertos recomiendan no ignorar las preguntas de los niños. Contéstale sus dudas y si no sabes una respuesta, dile que no sabes o que vas a pensar un poco y que después le vas a explicar. Cuando le converses del tema del padre ausente, trata de ceñirte lo más posible a los hechos para darle la posibilidad a tu hijo de que se forme su propia opinión. Dile la verdad, pero no sientas que tienes que detallar todo lo que sucedió. A veces existen recuerdos muy dolorosos que no deben ser compartidos con los hijos para evitarles un daño mayor. Puedes decirle que tú no estabas contenta cuando vivías con su papá, en vez de usar frases como «tu papá me hacía infeliz». En el caso de que nunca haya conocido a su padre y necesite algún tipo de información, puedes mostrarle una foto para que se pueda imaginar su rostro. Es clave que tu hijo o hija no sienta que vale menos por no tener a un padre en casa. Reitérale tu amor y evita decirle que su padre lo ha rechazado, que no lo quiere o algún comentario que pueda afectar la autoestima de tu hijo. No olvides nunca que la labor que realizas es encomiable. Se necesita mucha fortaleza para criar sola a uno o más chicos.

 

 

¡Ánimo y sigue adelante!