Protege a tu bebé con ropa de cama segura

Protege a tu bebé con ropa de cama segura

La decoración del cuarto del bebé es uno de los proyectos preferidos de los padres, amigos y familiares. Sin embargo, no sabemos bien cómo lograr que la ropa de cama no sea un peligro para los más chiquitos de la casa.

De acuerdo a la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles de Estados Unidos (conocida por sus siglas en inglés como JPMA), existen varias normas básicas que pueden proteger a tu hijo/hija. Por ejemplo, la ropa de cama siempre debe de ser utilizada siguiendo las instrucciones del fabricante para garantizar la seguridad del bebé. Además, la JPMA recomienda lo siguiente:

  • Las criaturas siempre deben de ser acostadas en un colchón firme dentro de una cuna que cumpla con las normas de seguridad requeridas.
  • Los bebés normales y saludables deben de ser acostados boca arriba. Así se previene el síndrome de muerte súbita según las investigaciones médicas más recientes.
  • Los bebés nunca deben de ser acostados en superficies suaves como almohadas, cojines de sofá, camas de adultos u otras superficies que no hayan sido diseñadas específicamente para ellos, ya que podrían correr el riesgo de ahogarse.
  • Entre el bebé que duerme y el colchón de la cuna utiliza solamente sábanas para la cuna, fundas y/o forros impermeables para colchones. No uses sábanas de adultos, ya que se pueden soltar y el niño podría enredarse en ellas.
  • Elige protectores para la cuna que rodeen toda la cuna y amárralos o fíjalos firmemente. Fíjate que no haya cintas o huinchas largas que accidentalmente puedan enredarse en el bebó o ahorcarlo.
  • La colcha, sábana o edredón (manta, plumón o frazada) debe colocarse sobre el bebé dormido, nunca debajo de éste. Hay médicos que incluso recomiendan no usar cobertor alguno en los primeros meses, sino ropa un poco más abrigada a la hora de acostar al niño.
  • No acalores demasiado al bebé. Debes sentir agradable la temperatura del cuarto. El calor excesivo también se relaciona con la muerte súbita.
  • Para prevenir que el bebé mastique el protector de la cuna, los lazos o tiras que vienen con él, o para evitar que se enrede y se estrangule, corta todas las tiras sobrantes de los lazos.
  • Utiliza los protectores para la cuna sólo hasta que el niño o la niña pueda pararse. En ese punto debes quitarlos para evitar que el bebé pueda montarse sobre ellos y salirse de la cuna.
  • Los móviles también deben quitarse una vez que el bebé se pueda parar.
  • Las almohadas y los juguetes de felpa solamente deben ser utilizados como decoración. Asegúrate de quitarlos cuando el bebé esté dentro de la cuna. Si es alérgico, no deben haber muñecos de peluche en el cuarto, ya que suelen llenarse de ácaros del polvo.

 

Poner en práctica estos consejos pueden ahorrarte más de una tragedia. Además, así todos podrán dormir más tranquilos.