Mi amigo imaginario

Mi amigo imaginario

Planeando o preparando la llegada de un hermanito

A esta edad, especialmente los niños que no tienen hermanos crean amigos imaginarios. La razón es simple: su imaginación es un caballo desbocado. Esos amigos inexistentes son parte del desarrollo de la conciencia de tu hijo. Ese amigo sirve para monitorear cómo se crea el sistema de valores del niño, pues la función que de manera natural se da entre hermanos y uno responsabiliza al otro de alguna travesurilla. Es precisamente hacia los dos años de nacido un bebé, cuando muchas parejas deciden tener otro. Quizá ya nació o está en camino. La mejor manera de que tu hijo lo entienda será platicándolo. Recuerda que todo lo nuevo nos genera estrés, incluso a los adultos, así que ponte en sus zapatitos. Conforme se acerque a los tres años, fortalecerá su capacidad para compartir y socializar con amigos. Con el desarrollo de esas habilidades, tener un hermanito quizá le parezca buena idea.