Meningitis en niños

Meningitis en niños

La meningitis es una enfermedad neurológica producida por la inflamación de las membranas que recubren el cerebro (meninges) y la médula espinal, a causa de una infección. Se trata de una condición grave que no debe tratarse con remedios caseros, sino que, por el contrario, requiere atención médica inmediata pues puede poner en peligro la salud e incluso la vida de tu bebé. A continuación, te diremos cuáles son los síntomas más comunes y si encuentras uno o varios de ellos en tu hijo, es necesario que acudas al médico enseguida.

Causas y síntomas

 

La mayoría de las meningitis son causadas por la entrada al cuerpo de algún virus o bacteria. No obstante, también pueden ser ocasionadas por intoxicaciones, hongos o algún medicamento. Es común que la vía de adquisición sea a través de una infección en las vías respiratorias o en los oídos, puesto que al no recibirse un tratamiento médico correcto, esta enfermedad puede propagarse hacia las meninges.

Los síntomas más comúnmente asociados a los bebés consisten en fiebre, rechazo del alimento, rigidez del cuello, llanto incontrolable y agudo al momento de ser cargado, moretones, cuerpo muy tenso o relajado en exceso, escalofríos, irritabilidad, somnolencia y vómito. Por su parte, en niños algo mayores, vómito, fiebre, dolor de cabeza y de nuca, rechazo a la luz, somnolencia, dolor articular y convulsiones suelen ser los síntomas. En algunos casos graves, la meningitis puede llegar a producir daño neurológico irreversible, coma o muerte si no se trata adecuadamente.

Prevención y tratamiento

 

A manera de prevención, existe la vacuna antimeningocócica, que evita las infecciones producidas por el microorganismo que, más comúnmente, causa la meningitis. Cabe recordar que el meningococo no es el único agente que la produce. Otras vacunas como la del sarampión, la varicela y la influenza sirven para proteger a tu hijo contra agentes patógenos que potencialmente pueden causar esta enfermedad.

Si tienes la sospecha de que tu hijo pudiera estar padeciendo meningitis, la mejor manera de hacer el diagnóstico es acudiendo al médico para que realice una punción lumbar y luego haga un cultivo en el laboratorio para identificar con precisión el agente que está causando la enfermedad y así poder dar el tratamiento adecuado.

Los antibióticos solamente funcionan en casos de que la meningitis sea causada por bacterias, pero son inútiles cuando la infección es causada por virus o algún otro agente patógeno. Por esto, es importante que no mediques a tu bebé sin haber consultado antes con el médico, pues ello puede agravar la situación y poner a tu niño en un serio peligro.