Las primeras mentirillas infantiles

Las primeras mentirillas infantiles

Es un ejercicio de imaginación que no pretende engañarte 

El significado de mentir se adquiere después de los tres años. Las primeras mentirillas infantiles que tu hijo lanza antes de esa edad son más bien un juego de su imaginación, pues aún no es consiente de la diferencia entre lo real de lo imaginario. Si le preguntas quién tiró el papel de baño al excusado, podrás recibir una respuesta tan insólita como: “Fue el gato”. Y quizá elabore todo un cuento al respecto. A esta edad, lo que menos le interesa al niño es que le creas. Está más interesado en contarte las historias que pasan por su mente que en engañarte. Este tipo de “mentiras” estimulan su fantasía y mejoran su capacidad de comunicación, porque para contarte la mentirilla ocupa más palabras que para explicar un hecho real. Cuando empiece a dar importancia a que le creas, entonces hará conciente que está mintiendo. Los expertos explican que cuando un niño responde “no sé” a una pregunta directa sobre sus acciones, eso es un indicio de que comprende lo que es una mentira.