Las primeras 24 horas de tu bebé

Las primeras 24 horas de tu bebé

 

Por fin llega el día del parto, has estado esperando este momento durante meses; finalmente vas a conocer a tu bebé, no tienes una idea clara de cómo será ese encuentro, te preguntas qué aspecto tendrá, a quien se parecerá y qué hará después de nacer. Sin embargo, muchas veces no sabemos qué sucede durante el parto y las horas subsecuentes. Existen varios pasos y estudios que se tienen que realizar para comprobar la salud de tu pequeño.

 

El primer paso que tiene que dar un bebé al salir del vientre materno es lanzar un gran llanto. Si no lo hace, el médico o la enfermera lo tendrán que ayudar para que lo haga, con lo cual el bebé está listo para respirar habiendo despejado sus vías respiratorias.

A los dos minutos y medio, el recién nacido abre sus ojos por primera vez, al principio no logran enfocar bien, poco a poco, irán ganando control del movimiento y aprenderán a fijar la mirada.

Inmediatamente después de nacer, necesitan muchas pruebas y procedimientos importantes para garantizar su salud. Algunas de ellas son incluso requeridas por la ley. Pero en la medida que el bebé esté sano, todos los exámenes, menos la evaluación de Apgar, pueden esperar por lo menos una hora. Un bebé que no se ha sentido agredido puede estar más dispuesto a amamantarse y a recibir cariño.

 

Control completo

Poco después del parto la mayoría de los médicos medirán el peso del recién nacido, la talla y la cabeza, tomar la temperatura del bebé, medir la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca, limpiar sus conductos nasales con un aspirador, bañarlo y limpiar el muñón del cordón umbilical.

 

Evaluación de Apgar

Es una forma rápida con la que los médicos analizan si el bebé está sano o si necesita atención médica adicional. Esta prueba suele hacerse en dos ocasiones: un minuto después del nacimiento y, nuevamente, cinco minutos después. Los médicos miden cinco señales referidas al estado del bebé. Estas son frecuencia cardíaca, respiración, actividad y tono muscular, reflejos y color de la piel.

La evaluación va de 0 a 10. Un bebé que tiene una puntuación de siete o más se considera muy saludable. En más del 98% de los casos la puntuación llega a siete después de los primeros cinco minutos de vida. Cuando no es así, el bebé necesita atención médica y un control minucioso.

 

Cuidado de los ojos

Tu bebé puede recibir gotas o pomadas para prevenir infecciones oculares que puede contraer durante el parto.

 

Inyección de vitamina K

Los recién nacidos suelen tener bajos niveles de vitamina K en el cuerpo, ésta es necesaria para la coagulación de la sangre, los bajos niveles de la misma pueden ocasionar un problema de sangrado poco frecuente pero grave. Las investigaciones demuestran que las inyecciones de vitamina K previenen hemorragias peligrosas en los recién nacidos.

 

Evaluación metabólica del recién nacido

Los médicos pinchan el talón de tu pequeño para tomar una pequeña muestra de sangre. Ésta se usa para hacer pruebas para muchas enfermedades. Se debe de hacer en todos los bebés porque algunos parecen saludables pero pueden tener un problema poco frecuente. Un análisis de este tipo es la única manera de enterarse de estos inconvenientes, si se encuentran de inmediato, se pueden prevenir enfermedades graves como alteraciones del desarrollo, daño de órganos, ceguera e incluso la muerte.

 

Examen auditivo

A la mayoría de los bebés se les realiza una evaluación de audición poco después del nacimiento. Se utilizan pequeños auriculares o micrófonos para ver cómo reaccionan a los sonidos, todos los recién nacidos necesitan una evaluación de este tipo, porque los defectos son frecuentes y la pérdida de audición puede ser difícil de detectar en bebés y niños pequeños. Cuando los problemas se encuentran a tiempo, se pueden recibir los servicios que necesitan a una edad temprana. Esto podría evitar retrasos en el lenguaje y el pensamiento.

 

Vacuna contra la hepatitis B

Antes de salir del hospital, todos los recién nacidos deben recibir una vacuna para estar protegidos contra el virus de la hepatitis B.

El vínculo afectivo 

 

Pasar tiempo con tu bebé en esas primeras horas de vida es muy especial. Aunque quizás estés cansada, tu recién nacido puede estar bastante alerta después del nacimiento. Coloca a tu bebé en contacto con tu piel. Deja que conozca tu voz y estudie tu rostro. Tu pequeño puede ver hasta una distancia de unos 60 centímetros. Puedes notar que extiende sus bracitos si alguien enciende una luz o hace un ruido repentino, esto se denomina respuesta de sobresalto. Los niños también nacen con reflejos de succión y de presión. Pon un dedo en la palma de la mano de tu bebé y verás cómo lo aprieta.

 

Primer alimento

Tras llevar ocho minutos de vida independiente en nuestro mundo, el bebé está exhausto, por lo que llega la hora de dormir su primera siesta, al despertar de ella, tendrá otros cinco minutos de actividad, donde realizará sus primeros movimientos, mostrando el reflejo de succión, pero poco después volverá a dormir. La mayoría de los recién nacidos están somnolientos durante aproximadamente las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para alimentarlos cada dos a tres horas para que se acostumbren al proceso y comiencen a recibir alimento. Si una madre está amamantando, ésta es también la mejor manera de provocar que suba la leche. El bebé recibe nutrición del calostro, un precursor de la verdadera leche materna. En el caso de algunas mujeres, es poco espeso y aguado; para otras, es espeso y amarillento. Mientras el bebé succiona el pecho, esta acción desencadena hormonas que le indican al cuerpo materno que es el momento de producir leche. Estas primeras comidas son excelentes ensayos, tanto para la madre como para el bebé.

Tener un bebé es una experiencia de enorme importancia que te cambia la vida. No te sorprendas si descubres una amplia gama de sentimientos. Es posible que experimentes euforia, preocupación, ansiedad o hasta una dicha incontenible. Serán 24 horas muy distintas a lo que tu llamabas normalidad. No sólo tu pequeño evoluciona, tu también lo haces a su lado, pero la realidad es que son sólo las primeras de las muchas 24 horas que tendrás junto a él viviendo risas, juegos, alegrías, orgullo y algo que no dejará de crecer, un amor que nunca habías experimentado.