Las innumerables e imperiosas necesidades de un bebé

Las innumerables e imperiosas necesidades de un bebé

El primer pico de crecimiento del bebé

Hay tres picos de crecimiento en los recién nacidos: a la tercera semana, a la sexta y entre el tercero y cuarto mes. Esos picos consisten en mayor demanda de alimento porque tu hijo está creciendo. Si estás amamantando, notarás que te demanda más seguido. Un bebé recién nacido tiene muchas necesidades. Ahora te parece que sólo come, descome y duerme, pero llora o está inquieto porque tiene frío o porque se asustó con uno de sus propios peditos. Pide de comer al llorar, moverse inquieto aún dormido, bostezando, chupando su puñito o buscando tu pezón con los labios. Aléjate de comentarios negativos como eso de que llore para que haga pulmón. Atender las necesidades de un bebé es sinónimo de seguridad. Cuando está despierto, aprovecha para ponerlo boca abajo, es su mejor gimnasia previo al gateo y ayudará a que sus cabecita cierre redondita, sin achatamientos. Aún te ve borrosa, así que háblale de cerca. Las caricias, los besos y los arrullos entre tus brazos serán la mejor manera de decir: Te quiero.