La pregunta sin fin: ¿por qué?

La pregunta sin fin: ¿por qué?

Ten paciencia y entiende la motivación de tu niño para preguntar

¿Por qué los niños preguntan por qué?  A veces quieren de manera genuina una explicación a por qué ocurre determinado fenómeno o a veces, sencillamente, se han dado cuenta que es una pregunta que provoca una respuesta larga que le dará la atención de su cuidador por un buen rato. Para detener el posible infinito de por qués, basta con responder al niño con la misma pregunta. ¿Por qué crees que el perro ladra? También recuerda que a los niños les gusta la repetición, pues es una manera de confirmar la seguridad de su entorno, así que podrá preguntar la misma pregunta esperando recibir la misma respuesta. Piensa que tu hijo no espera una respuesta con absoluto rigor científico, así que contesta con naturalidad. Además sus preguntas pueden aprovecharse para introducir nuevo vocabulario. Es importante enseñarle que hay respuestas para sus preguntas y que si no están a la mano, siempre pueden buscarse. Esto será un pilar fundamental en su éxito escolar futuro.