Juegos de memoria

Juegos de memoria

Tu hijo no es desobediente, sino que su memoria aún es corta

En ese espíritu explorador de querer tomarlo todo, tu hijo entra a la sala de televisión y toma el control remoto. Le pides que lo suelte y lo hace, pero regresa nuevamente a tomarlo. Gracias a que estás leyendo este artículo sabrás que no lo hace porque sea travieso sino porque pasados un par de minutos ya olvidó qué le dijiste y regresará fascinado por el control. Paulatinamente, ampliará su memoria. Por ahora, en vez de desgastarte y repetirle que no tome el control una y otra vez, sin éxito, cámbialo de habitación y ofrécele otro objeto más atractivo. También dale tiempo para terminar la actividad en la que este muy entretenido. Las rabietas más explosivas se dan cuando la mamá no tiene consideración por la actividad en la que está su hijo y sencillamente decreta que es hora de irse. Si advierte con anticipación al niño que se acerca la hora de despedirse, mentalmente él se preparará para partir. No lo tomará por sorpresa, llevando de la mano la frustración tan característica de esta edad.