Guía para el aumento de peso durante el embarazo

Guía para el aumento de peso durante el embarazo

Siempre es una buena idea comer bien. Es decir, de manera equilibrada y sana. Sin embargo, durante la gestación cada bocado tiene más importancia aún, ya que todo lo que consumes alimenta al bebé que crece en tu vientre. No es necesario comer por dos, sino para dos, ya que ahora debes pensar que eres la fuente de los nutrientes para que tu hijo se desarrolle de la mejor forma posible.

Según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés), cuando no estás embarazada generalmente requieres entre 1800 y 2200 calorías diarias. Cuando se está embarazada, se necesitan apenas unas 300 calorías más al día para mantenerse sana y ayudar al desarrollo del feto. Son muy claros en decir que el embarazo no es el momento para perder peso. Es el momento para alimentarse bien.

¿Por qué es tan importante cuidar lo que uno come y engordar de acuerdo a lo recomendado? Hay estudios que indican que si tu peso era más bajo que el normal antes del embarazo y no te cuidas durante la gestación de alimentarte bien, podrías correr el riesgo de dar a luz un bebé de bajo peso. Según la agrupación de médicos de EE.UU., estos niños pueden sufrir problemas después de nacidos, tales como enfermedades y problemas de aprendizaje o del comportamiento. Además, contrario a lo que se piensa, un bebé pequeño o de bajo peso no facilita el parto.

Como cada caso es distinto, consulta con tu médico o enfermera cuál es el aumento dc peso ideal para ti. El peso que aumentes depende de cuánto pesabas antes del embarazo. Como referencia, aquí tienes una tabla.

Aumento de peso recomendado durante el embarazo
Si al embarazarse tenías Debes engordar (en libras) Debes engordar (en kilos)
Peso bajo 28-40 12.7-18
Peso normal 25-35 11-15.9
Peso excesivo 15-25 6.8-11
Embarazo gemelar 35-45 15.9-20.4

Fuente: Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos

Qué esperar en el embarazo sobre tu peso

En general, puedes esperar aumentar alrededor de 4.5 kilos ó 10 libras durante las primeras 20 semanas de embarazo. Después, los médicos consideran normal engordar cerca de medio kilo ó 1 libra por semana durante el resto del embarazo. Lo importante es saber que si comes de manera sana y aumentas la cantidad de peso recomendada por los médicos, lo más probable es que tu bebé también vaya creciendo de manera apropiada.

El ejercicio te puede ayudar a adaptarte al peso adicional que llevas en tu cuerpo. Permanecer activa también puede ayudarla a reducir las molestias del embarazo, tales como el dolor de espalda, el estreñimiento, la fatiga y la hinchazón. Lo importante es consultar con un doctor para que te diga cuáles deportes son aconsejables en tu caso. Generalmente, se considera que es muy bueno caminar y nadar, ya que son ejercicios de bajo impacto. Si eras muy deportista antes de quedar embarazada, puedes seguir haciendo una rutina más suave basada en los ejercicios que hacías antes. Sin embargo, hay deportes que no son recomendables por el riesgo de una caída o por el tipo de movimientos, como la equitación y el esquí.

Nuestra nutricionista, Andrea Torres, ha preparado dos menús básicos para embarazadas, elaborados especialmente para guiarte a la hora de alimentarte. Lo importante es que toda dieta debe incluir proteínas, carbohidratos (azúcares y almidones o féculas), vitaminas, minerales y grasas. Tu cuerpo utiliza todos estos nutrientes para su crecimiento y restauración. Una dieta bien balanceada incluirá verduras, frutas y granos.

Te puedes permitir una que otra golosina, pero piensa en que esas son calorías vacías que no alimentan a tu bebé. Si sufres un aumento muy brusco de peso, sobretodo en los primeros 5 meses de gestación, debes decírselo a tu médico, para descartar una posible diabetes gestacional.

Después de las 20 semanas de embarazo, también hay que estar atenta a un aumento repentino de peso, ya que si va acompañado de hinchazón en pies, manos y rostro además de presión arterial elevada, puedes estar con preeclampsia (alza de presión por el embarazo). Asimismo, si tú o tú bebé no logran aumentar de peso, también es motivo de conversación con el médico para ver qué sucede.

La importancia de tomar agua

Finalmente, te recomendamos ingerir abundantes líquidos durante la dulce espera. Necesitarás mucha más agua que antes del embarazo y los ocho vasos de agua que debías tomar antes de caer encinta necesitas aumentarlos. Así combatirás la deshidratación, la hinchazón y beneficiarás a tu bebé.