Gatear: Llegó la hora de andar por casa y tomar medidas

Gatear: Llegó la hora de andar por casa y tomar medidas

Gatear es buenísimo para el desarrollo de los bebés, ya que les ayuda a fortalecer y desarrollar los músculos y huesos de todo el cuerpo. A tu hijo le encantará la independencia para explorar el hogar pero el gateo también implica nuevos desafíos para ti.

No te preocupes si al principio tu bebé sólo se balancea como si fuera a avanzar hacia atrás. En un comienzo muchos bebés inician el proceso de gateo así, pero con el tiempo se hará más fuerte y verás lo veloz y audaz que será. Además, hay diferentes maneras de gatear

¿Cuándo comenzará a gatear mi bebé?

Muchos bebés empiezan a gatear a los siete u ocho meses, pero puede adelantarse o atrasarse un poco el proceso. Consulta con tu pediatra si tu hijo cumplió un año y no muestra señales de querer gatear o caminar.

¿Cuáles son los beneficios del gateo?

Gatear ayuda al fortalecimiento de la columna vertebral y las extremidades, promueve la elasticidad y mejora la coordinación de las respuestas motrices del bebé.

¿Cómo estimular el gateo?

Para estimular el gateo, coloca a tu bebé sobre una alfombra o mantita para que intente incorporarse sobre sus extremidades. También pon juguetes u objetos llamativos al alcance para estimularle ir hacia ellos.

Puedes colocarle un cojín pequeño debajo de su barriga para ayudarlo a sujetarse al principio.

Cómo reguardar la seguridad de tu bebé

Recuerda no dejarlo solo en ningún momento ya que podría necesitar de tu ayuda ante cualquier problema o peligro. En las zonas donde estará el bebé, ten precaución especial con:

1. Remedios y productos químicos. Coloca todo lo que pueda ser tóxico en alto, lejos del alcance de los niños.

2. Muebles. Protege a tu bebé de las puntas de los muebles ya sea con protectores especiales o viendo la manera de acolchonar los bordes de las mesas. Ancla los muebles a las paredes para evitar que se caigan encima de tu bebé.

3. Escaleras, enchufes y objetos frágiles. Nunca dejes a tu niño solito sin supervisión. Si hay escaleras en tu hogar, coloca una cerca o barrera. Cubre los enchufes porque puede poner sus deditos allí. También debes evitar dejar manteles colgando con cosas en la mesa que él pueda echarse encima, objetos peligrosos en el piso que pueda llevarse a la boca y plantas venenosas que pueda tragar.

4. Puertas y ventanas. Debes trabar las puertas o colocar algo para que no se cierren de golpe y lo lastimen. Cuidado con las ventanas en los edificios si no tienes instaladas rejas o mallas protectoras.

5. El cuarto de baño. El inodoro o excusado es otro de los lugares predilectos de los bebés exploradores, pero el baño no es el mejor lugar para que tu hijo gatee.

6. La plancha. Cuando planches, no permitas que tu bebé gatee por debajo de la tabla de planchar, ya que podría hacer caer la tabla o bien enganchar el cable de la plancha. Y lo último que quieres es que tu tesorito se queme. Además, recuerda siempre desenchufar la plancha cuando termines de usarla.

¡Mucha suerte con esta nueva etapa de tu bebé!