Es importante que aprendan otro idioma desde muy pequeños

Es importante que aprendan otro idioma desde muy pequeños

 

Todos los papás y mamás que están interesados en que sus hijos aprendan uno o más idiomas diferentes al suyo, seguramente se preguntarán cuándo es el mejor momento para iniciarlos en la aventura de otros lenguajes: “¿acaso en sus años de kínder?, ¿o mejor desde que empieza a decir sus primeras palabras?, ¿quizás, cuando ya tenga una estructura escolar establecida? Expertos del British Council recomiendan iniciar el aprendizaje del inglés –o de cualquier otro idioma– a partir de los dos años de edad y hasta los seis, pues es la edad en la que “absorben”, como nunca, todo lo que el mundo les ofrece: “cuanto más temprano empiezan, más aprenden y más rápido dominan la pronunciación”, señala Sara Reid, Senior Teacher de desarrollo y entrenamiento.

 

Recordemos que el 85% del cerebro se forma hasta los 5 años, es por ello que en esta etapa debemos estimularlos con nuevas experiencias, como la enseñanza de un idioma. Por supuesto, esto no significa llevarlo a un aula con un maestro enfrente que les deje largas listas de verbos para memorizar; el aprendizaje debería lograrse jugando, pues el juego, que es un proceso humano compleja, posibilita de forma inimaginable y muy natural, nuevos conocimientos.

 

Mediante el juego, los niños se sienten seguros (por ejemplo, de pronunciar nuevas palabras, pues se atreven a hablar sin temor al “lo dije mal”), pueden explorar y tomar decisiones y hacer cosas que quizás no habían hecho antes y, como este es un proceso natural, no sienten que el aprendizaje “les está costando trabajo”, nos dice el maestro en Psicología Educativa por la UNAM, Francisco Martínez.

 

Aunado a ello, cuando el aprendizaje se lleva a cabo en ambientes enriquecidos, es decir, aquellos donde todo está colocado de acuerdo con el tamaño del niño, donde todo lo tienen a la mano, donde hay colores y se les deja participar y ser protagonistas, al tiempo que los adultos les brindan atención, amistad y seguridad, la experiencia se vuelve única y feliz, agrega Francisco Martínez.

 

Bajo esta idea, una opción divertida para aprender inglés es el programa de enseñanza Learning Time with Shaun & Timmy el cual, a través del juego (con videos amenos, títeres, imágenes para recortar y salones temáticos), desarrollada por el British Council y Aardman Animation, estudio británico de animación reconocido por su técnica stop motion, que ya se imparte en Singapur, en Chile y, en octubre próximo, en México. El programa está basado en el sistema de enseñanza del Reino Unido y, por medio de historias de personajes animados –Shaun, la oveja, y el cordero del rebaño, Timmy– se busca enriquecer el lenguaje de los niños y permitir a su memoria construir nuevos puentes neuronales entre los viejos y nuevos conceptos, nos cuenta Keri Craig, Directora del Centro de Enseñanza del British Council en México.

 

“Poner en contacto a los niños con este idioma durante sus primeros años les ayuda a aprovechar al máximo estas oportunidades y los prepara para la escuela y la vida, ya que el inglés es hablado a un nivel funcional por cerca de 1,750 millones de personas; es decir una de cada cuatro, en todo el mundo”, agrega.

 

Aprender a hablar inglés, u otro idioma, es un plus para toda la vida. De acuerdo con Asociación Americana de Neurología y de la Sociedad de Neurología Infantil, “ser bilingüe contribuye a mejorar la capacidad de lectura, memoria y fluidez verbal”. Si tienes hijos pequeñitos, ésta es una edad perfecta para iniciarlos en las lenguas. Y si son más grandecitos, no te preocupes, también pueden aprender sin problema. Nunca es tarde para hacerlo y, mucho menos, nunca es “demasiado temprano”, dicen los que saben.