En los zapatos de tu bebé

En los zapatos de tu bebé

Todo lo que quieres saber sobre los berrinches

Como ya se habían vislumbrado en meses previos, los temibles berrinches seguirán siendo tema recurrente, pero éstos tiene un tratamiento más fácil de lo que imaginaba: ponerte siempre en los zapatos de tu bebé. Esta edad se caracteriza porque tu bebe aún no sabe identificar sus emociones. Normalmente, explota en berrinche por la frustración que le provocó una emoción mal manejada. Por ejemplo, no poder armar un rompecabezas. Ayúdalo a identificar qué siente con una lotería de emociones, has tarjetas con fotos de niños tristes, contentos, enojados, emocionados, etc. y muéstralas a tu bebé. Así cuando se sienta furioso por no armar el rompecabezas podrás ayudarlo a canalizar lo que siente. Podrás decirle que haga «grrrr» con cada pieza que no sea correcta y verás que terminan riendo. También es frecuente que llore cuando no lo dejas terminar una actividad, porque tienen que irse. Lo ideal es que tomes en cuenta los tiempos de tu hijo. Piensa que cada nuevo juego para él debe tener inicio, clímax y final. Obsérvalo y avísale con anticipación que tendrán que salir. Evitarás un mal llamado berrinche con sólo tener la cortesía de respetar los tiempos de tu hijo.