El terrible no a todo

El terrible no a todo

El “no” del bebé está lejos de ser una negación, es una manera primitiva de elección

Aprovecha para divertirte con tu bebé ahora que perfecciona su manera de caminar. Ayúdalo a subir escaleras o a caminar sobre un línea en el piso. Ha adquirido un sinnúmero de habilidades: quiere cooperar cuando lo vistes, abre todos los cajones y puede comer solo. Entiende todo, aunque solo pronuncie de manera entendible cinco palabras. Su necesidad por expresarse puede provocarle frustración. Si incorporas un sistema básico de señas, facilitarás su comunicación. Ya sabe decir que “no” como una  manera primitiva de buscar elegir opciones; sin embargo, si sólo tienen una alternativa dirá  “no”. Evita hacerle preguntas de “sí o no” y sustitúyelas por dos ofertas: ¿Quieres plátano o manzana? Así reducirás la frustración que antecede al “no”.