Cuidados antes de embarazarte

Cuidados antes de embarazarte

Muchos embarazos no son planeados y la futura mamá no alcanza a cambiar ciertos hábitos que pueden ser muy dañinos para su hijo. Pero si en tu caso tener familia es una decisión consciente, hay muchas cosas que puedes hacer antes de embarazarte para aumentar las probabilidades de tener un bebé sano.

Lo primero es acudir al médico para que te haga un completo chequeo para determinar si estás sana, necesitas vitaminas o si acaso debes abandonar hábitos dañinos como el cigarrillo o beber alcohol. Esta revisión es fundamental si tienes diabetes, sufres de presión alta o tienes problemas de peso. Al visitar al médico antes de quedar embarazada, una mujer también tiene oportunidad de conversar y discutir sobre las enfermedades hereditarias. Los avances de la medicina permiten que mediante un examen de sangre se identifique a los portadores de enfermedades como:

  • La enfermedad de Tay-Sachs, que causa daños cerebrales fatales y generalmente ocurre en personas cuyos ancestros fueron judíos de Europa oriental.
  • La enfermedad de glóbulos falciformes, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de raza negra.
  • La talasemia, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de ascendencia mediterránea.

Como señala la organización norteamericana March of Dimes (que busca evitar los defectos congénitos), los momentos más críticos del desarrollo de un bebé en gestación ocurren antes de que una mujer se dé cuenta de que está embarazada. Al tomar precauciones a tiempo es posible reducir al mínimo los daños que pueden producir ciertas infecciones, enfermedades, drogas, alcohol, deficiencias de nutrición y peligros del medio ambiente.

Por tal motivo, se recomienda que todas las mujeres en edad de tener hijos tomen ácido fólico o vitamina B. Entre los alimentos naturales que contienen ácido fólico se encuentran el jugo de naranjas, los vegetales de hojas verdes, las legumbres y los cereales fortificados.

Según la fundación March of Dimes, los estudios demuestran que si una mujer comienza a tomar ácido fólico por lo menos un mes antes de quedar embarazada, reduce entre el 50 y el 70 por ciento el riesgo de tener un bebé con espina bífida (espina dorsal abierta) u otros defectos del tubo neuronal que se desarrollan poco tiempo después de la concepción. Seguir las recomendaciones anteriormente mencionadas vale la pena.

Riesgos a evitar antes del embarazo

Una mujer que bebe demasiado corre el riesgo de tener un bebé con síndrome alcohólico fetal, que trae un conjunto de defectos físicos y mentales. Fumar duplica el riesgo de tener un embarazo ectópico, un aborto espontáneo y la probabilidad de tener un bebé con peso bajo al nacer. También puede afectar la fertilidad.

Aparentemente, el uso de cocaína a comienzos del embarazo aumenta el riesgo de que se produzcan ciertos defectos de nacimiento o un aborto espontáneo. Las mujeres que continúan utilizando la droga tienen hasta seis veces más probabilidades de dar a luz un bebé con peso bajo. O peor aún, puede nacerles un bebé adicto. Además, lo más sano parece ser comportarse antes de concebir como si ya estuvieses embarazada. Por ejemplo, evita tomar baños calientes prolongados y baños sauna, ya que las temperaturas elevadas del cuerpo durante el comienzo del embarazo pueden aumentar el riesgo de que su bebé tenga algún defecto.

¿La cafeína es recomendable antes de concebir?

Reduce o elimina la cafeína, ya que puede demorar la concepción del bebé y aumentar el riesgo de un aborto espontáneo. Una taza de café o té no te va a hacer mal, pero ingerir mucha cafeína parece propiciar la pérdida del bebé en las primeras semanas de gestación. La modificación de ciertos hábitos antes de quedar embarazada es lo más beneficioso para el bebé. Pero muchos embarazos se producen sin haber sido planeados. Si este es tu caso, empieza a recibir cuidados médicos prenatales cuanto antes y visita al doctor de manera regular. Tu bebé te lo agradecerá.