Cuidado con la diarrea

Cuidado con la diarrea

 

Ya sea a causa de un virus o una infección intestinal, la diarrea en los bebés debe tomarse muy en serio para evitar que tu hijo se deshidrate. Aquí tienes algunos consejos sobre qué hacer si tu bebé está afectado por la diarrea. Antes que nada, es conveniente aclarar que una deposición líquida, es decir, un pañal con materia fecal muy suave, no constituye por sí sola diarrea.

Es necesario que el niño a lo largo del día tenga varios episodios para determinar que sí está enfermo. El pediatra es el más indicado para realizar el diagnóstico y de acuerdo a la edad del bebé, dictar las pautas a seguir. La buena noticia es que la mayoría de las veces el tratamiento es fácil de seguir y no amerita mayores visitas al médico. Lo más importante es tratar de eliminar de la dieta del bebé los alimentos o líquidos que pueden agravar la diarrea.

Contrario a lo que se piensa, es muy malo dar bebidas dulces como gaseosas (ya sea Coca Cola, Sprite, Ginger Ale u otras) o jugos, ya que la gran cantidad de azúcar que contienen sólo agrava la diarrea. Es mejor hidratar al niño con sueros pediátricos especiales que tienen una mezcla equilibrada de sales y azúcares. Estos líquidos son conocidos como soluciones con electrolitos y permiten que el niño no se deshidrate. La leche de vaca también contiene azúcar, por lo que si el niño no está tomando pecho, se recomienda suspender los biberones con leche hasta que se estabilice la diarrea. Si el bebé está lactando, la madre puede seguir amamantándolo a libre demanda, tomando en consideración que probablemente el niño estará con más sed.

Mención aparte merecen los niños que presentan un cuadro con vómitos y diarrea (típico del rotavirus), ya que el riesgo es más alto de deshidratación. El médico seguramente indicará no dar líquidos sino hasta un tiempo prudencial después del episodio de vómitos y luego darle poco a poco, cucharada a cucharada, el suero pediátrico.

Cuando el niño ya no devuelva el líquido, se puede aumentar la cantidad y cuando ya pasen varias horas, se puede intentar dar alimentos al bebé si ya está comiendo sólidos. Sin embargo, no se puede dar cualquier alimento al niño. Para evitar irritar aun más al estómago del bebé, se debe limitar las comidas al arroz hervido (se le puede dar el agua del arroz para ayudar a estreñirlo), pan tostado, manzana y plátano (banano o cambur). Si el médico lo autoriza, se le puede dar leche de soya al niño.

Si en algún momento llegas a notar que tu bebé no tiene lágrimas, está muy aletargado y somnoliento, no ha orinado en más de 3 horas o tiene poca saliva (o está pegajosa), tu hijo está deshidratado y necesita atención médica urgente.