Compartir: el arte de socializar

Compartir: el arte de socializar

¿Cuando mi hijo abandonará el egoísmo propio de los bebés?

Compartir es una habilidad que, como el lenguaje o comer solo, se aprende. Los hermanos y el contacto con otros niños, así como la instrucción familiar, contribuirán a que se desarrollé esta capacidad. El niño pequeño no sabe ponerse en los zapatos de otro. Él sólo conoce sus propios zapatos. Todo el universo gira a su alrededor porque para él su mamá le basta para ser todo el universo. Para él todo es “suyo” porque así afianza su “yo” que es una etapa especialmente importante entre el año y medio y los dos años y medio —cuando se presenta el pico más alto de egocentrismo—. Pasado este periodo aprenderá lo que es “tuyo” y lo que “nuestro”. Actitudes como compartir la última galleta o esperar turno para servirse la comida en la mesa le ayudarán a aprender con el ejemplo. También sirven los juegos en equipo como construir con bloques, pintar con la manos sobre un lienzo o jugar con títeres o disfraces.