¡Adiós al cerclaje!

¡Adiós al cerclaje!

 

SEMANA 36

 

¡No puedo creer que hayamos llegado hasta aquí! Con mi primer hijo llegamos hasta la 36 y se sintió como toda una hazaña, así que llegar a este día en el que finalmente Martina dejó de ser prematura y ya no tengo el cerclaje parece milagroso. Claro, esto quiere decir – y que es lo más importante – que el día del nacimiento de mi hija está cada vez más cerca y que los riesgos que corre ya son mínimos.

 

Pero yo sigo con dos preguntas que me han dado miles de vueltas en la cabeza desde hace semanas: ¿Sí podré tener un parto natural? ¿Cuánto tiempo tardará en salir la bebé después de haber removido las costuras? Antes de enfrentar a mi doctor para dicho procedimiento y de interrogarlo durante largo tiempo, decidí acceder al infinito río de información que es el internet para conocer los datos duros. Pero ¡oh sorpresa! No hay tales, parece que nadie ha llevado estadísticas de cómo se resuelven los casos de cerclaje así que tuve que conformarme con las páginas de comentarios en los que las mamás que han pasado por lo mismo cuentan sus experiencias.

 

De horas y horas de lectura, lo único que pude constatar es que es muy cierto que cada quien tiene una experiencia única y diferente: algunas tuvieron mucho dolor cuando les quitaron el cerclaje, a otras les surgió un poco de tejido cicatrizante alrededor de las costuras, hubo quienes comenzaron el trabajo de parto inmediatamente y aquellas que a la semana 40 todavía no tenían contracciones.

 

Así que sin ninguna respuesta, me dirigí al consultorio bastante temerosa pues tengo la impresión que mi umbral del dolor es bajo (de adolescente, en varias ocasiones me desmayé por cólicos) y el procedimiento que me iba a realizar era sin anestesia. Respiré profundo, cerré los ojos y traté de relajarme. En menos de dos minutos había terminado con una ligera “zarandeada” y la advertencia de que podría tener un poco de sangrado, el cual nunca apareció.

 

Ya sentada frente a mi médico y aturdiéndolo con mis preguntas, me di cuenta de que él tampoco podía decirme nada a ciencia cierta. Sí, era posible que tuviera un parto natural, sin embargo todavía hay muchas variantes que pueden afectar y que en realidad no tendré una respuesta concreta hasta el día del nacimiento; en cuanto al tiempo en el que tardaría en nacer la bebé, sólo atinó a decirme que tendría que tener mucha paciencia y que sucedería cuando tuviera que suceder. Que por cierto, la paciencia cada vez me parece más de esas cualidades que uno indispensablemente debe tener en la vida.

 

De nuevo me fui a mi casa con la recomendación de estar en reposo, que finalmente encuentro muy atinada. Físicamente me encuentro muy cansada y últimamente sólo pienso en dormir, así que aunque he de confesar que me porté fatal al no estar en reposo total desde la semana 15, ahora lo pido a gritos.

 

Y ustedes que han tenido cerclajes ¿Cómo les fue cuando se los quitaron? ¿Cuánto más tuvieron que esperar para que nacieran sus hijos?

 

*La información publicada en este blog está basada en la experiencia personal de su autor, así como en otros artículos, audios, material cinematográfico y periodístico que se haya hecho referencia dentro de éste. El único propósito es comunicar los resultados y conclusiones devengados del autor. Todobebé no se hace responsable por los efectos, resultados, acciones y reacciones de lo que aquí se publica, o se comenta. La información es responsabilidad del autor.

Todos los autores de blogs en Todobebé son responsables de cada uno de los textos. Todobebé no comparte la opinión y no es responsable sobre los textos vertidos.