La adicción a los videojuegos ya es una enfermedad mental

La adicción a los videojuegos ya es una enfermedad mental

Al observar como un videojuego atrapa a los niños, muchos padres han refunfuñado acerca de la «heroína digital», comparando al juego con una de las sustancias más adictivas del mundo.

La Organización Mundial de la Salud anunci el «trastorno de los juegos» como una nueva condición de salud mental.

«No estoy creando un precedente», dijo el Dr. Vladimir Poznyak, miembro del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, que propuso el nuevo diagnóstico al organismo de toma de decisiones de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud.

Sin embargo, no todos los psicólogos están de acuerdo en que el trastorno de juego es digno de incluirse en la Clasificación Internacional de Enfermedades, conocida como ICD.

Características del desorden del juego

El ICD es un estándar para el diagnóstico y define el universo de enfermedades, trastornos, lesiones y otras condiciones de salud relacionadas.

Los investigadores lo usan para contar muertes, enfermedades, lesiones y síntomas; mientras que los médicos y expertos lo usan para diagnosticar enfermedades y otras afecciones. En muchos casos, las compañías de cuidado de la salud y las aseguradoras utilizan el ICD como base para reembolsos de tratamientos.

Poznyak dijo que hay tres características principales de diagnóstico o características del desorden de juego.

  • «Una es que el comportamiento del juego tiene prioridad sobre otras actividades en la medida en que otras actividades se llevan a la periferia», dijo.
  • La segunda característica es «el control alterado de estos comportamientos», dijo Poznyak. «Incluso cuando ocurren las consecuencias negativas, este comportamiento continúa o se intensifica». Por lo tanto, un diagnóstico de desorden de juego significa que ha surgido un patrón de comportamiento «persistente o recurrente» de «gravedad suficiente», según el ICD.
  • Una tercera característica es que la condición conduce a una angustia y un deterioro significativos en el funcionamiento personal, familiar, social, educativo u ocupacional, dijo Poznyak. El impacto es real, dijo, y puede incluir «patrones de sueño alterados, como problemas de dieta, como una deficiencia en la actividad física»

En general, las principales características son «muy similares» a las características de diagnóstico de los trastornos por uso de sustancias y el trastorno del juego, dijo.

Para que se haga un diagnóstico, el patrón negativo de comportamiento debe durar al menos 12 meses: «No puede ser solo un episodio de pocas horas o pocos días», dijo Poznyak. Sin embargo, se pueden hacer excepciones cuando se cumplen los otros criterios y los síntomas son lo suficientemente graves.