3 pócimas para «hispanizar» tu fiesta de Halloween este año

Frida

Es inevitable contagiarse de las tradiciones americanas cuando una vive aquí, especialmente cuando tus hijos se crían aquí. ¿Cómo no celebrar Halloween? ¿Cómo no derretirse ante tanta monería disfrazada a tu alrededor? ¿Cómo no caer en la tentación de comprar todas esas decoraciones maravillosas?

Sin embargo, hay maneras de fungir ambas culturas e hispanizar el día de las brujas para que nuestros peques nunca pierdan conciencia de dónde vienen. Aquí tres fáciles pócimas mágicas para darle un toque hispano a tu Halloween.

1. Disfraces que hablan nuestro idioma-
Una vez que llegan a cierta edad, tus niños suelen tener claro de qué quieren disfrazarse, así que hay que aprovechar cuando son bebés para ponerse creativas. Un disfraz precioso y muy simbólico para una niña hispana es el de Frida Kahlo. Aunque no seas de México, no importa. Friday simboliza a la mujer hispana fuerte y representa muchas cosas que nos pasamos tratando de inculcar a nuestras hijas: independencia, rebeldía, autenticidad, pasión. Los disfraces no tienen que ser de personajes históricos. Puedes vestir a tus hijos con el traje típico de tu país.

2. Decoración folklórica- De nuevo celebramos a México y a su cultura en esta sección. Y no es para menos. El cine y la presencia de nuestra gente en USA han puesto de moda al Día de todos los Santos (1 de noviembre) y al Día de los Muertos (2 de noviembre) y las tradiciones que celebran. El pan de muerto y el maquillaje de la Catrina son hoy en día la opción más retro-chic de estas fiestas. Lo sentimos por ustedes, calabazas.

3. Terroríficamente dulces- No hay fiesta de Halloween sin recogida de dulces a casa de los vecinos. Los niños llaman a la puerta y dicen las palabras mágicas: Trick or treat? Los adultos entregan todo tipo de dulces de conocidas marcas. Este año, se creativa y ve a una tienda o mercado hispano y reparte dulces que nos representan. ¿Quién quieres unos skittles cuando puede comer una paleta de mango o un pedazo de pan de muerto.

Este día es para que los niños disfruten y de alguna manera, los adultos regresemos a nuestra niñez, pero también es una opotunidad más para que nuestros hijos recuerden de dónde vienen.