Tres beneficios de escuchar música durante el embarazo

Tres beneficios de escuchar música durante el embarazo

(ENTRAVISION).-  El 21 de junio se celebra el Día de la Música o la Fiesta de la Música. El objetivo de esta celebración es promover el intercambio cultural entre los pueblos a través de la música. Esta fecha apoya a los músicos aficionados que voluntariamente salgan a tocar en público. En TodoBebé nos unimos a este alegre festejo y aprovechamos para hablar sobre la música en el embarazo. ¿Has oído hablar del tema?

Puede que hayas escuchado conversaciones de otras mamás acerca de la conveniencia de oír música durante el embarazo e incluso de colocar audífonos cerca de tu vientre para que la melodía sea disfrutada también por el futuro bebé.  Mira estas tres de las razones que justifican la práctica que te explicamos en detalle a continuación:

1- Beneficios para la madre

 

Está demostrado que la música funciona como un catalizador de nuestras emociones y puede potenciar nuestra alegría y llevarnos incluso a la euforia cuando estamos contentas. Si además nos sentimos sensibles, una hermosa canción de amor puede hacernos llorar de gozo, pero también sirve para relajarnos y para ofrecernos tranquilidad cuando más la necesitamos. Ocurre sobre todo con la música clásica o las baladas sencillas y suaves.

Precisamente durante el embarazo enfrentamos momentos en los que es fundamental lograr disminuir nuestras preocupaciones o aligerar un estado de ánimo alterado, pues esto último no es bueno ni desde el punto de vista físico ni psicológico, y puede afectar incluso el desarrollo del bebé. En dichas situaciones, sentarse o acostarse cómodamente y escuchar una música relajante puede ser el mejor antídoto.

 

2- Estímulo sensorial para el futuro bebé

 

Igualmente comprobado es el hecho de que a partir de cierta evolución del embarazo –unos 4 meses– tu bebé comenzará a percibir los estímulos sonoros, empezará a oír. En este sentido, la música resulta el mejor recurso para que se vaya acostumbrando a estas nuevas sensaciones. A medida que avanza la preñez, estará en mejores condiciones para distinguir sonidos, perfeccionando la capacidad de escuchar, lo que a su vez es fundamental como primer paso para aprender a hablar y a interactuar con los demás.

Adicionalmente, y en especial durante las últimas semanas del embarazo, tu bebé estará en capacidad de reconocer una canción o melodía que haya escuchado con frecuencia e incluso podrá seguir su ritmo. Esto te puede servir de una gran ayuda para cuando el bebé nazca y necesites calmarlo por cualquier motivo. El escuchar de nuevo las melodías que le son familiares puede generar un efecto de relajación, que le permitirá volver a su estado de tranquilidad anterior.

Sobre qué música es la más adecuada para lograr todos estos efectos existe mucha discusión, pues hay quienes afirman que es conveniente aquella que resulte alegre, compleja y con gran fuerza. Hay que tener cierto cuidado, sin embargo, pues ten en cuenta que el líquido amniótico que protege a tu futuro bebé tiene la capacidad de ampliar el volumen de los sonidos y si originalmente éste es alto, puede resultar molesto para el feto. Así que, de nuevo, el rock pesado no parece la opción más adecuada.

 

3- ¿Aumenta la inteligencia?

 

Durante los años noventa surgieron diversas teorías y estudios que afirmaban que escuchar música durante el embarazo podía potenciar la inteligencia de los futuros bebés y en algunos casos evitar ciertos trastornos, por ejemplo el autismo. En este sentido, se crearon incluso institutos dedicados a investigar estos efectos. No obstante, la tendencia mayoritaria en estos estudios es que no se trataba de cualquier tipo de música.

En efecto, se suponía que era más favorable al desarrollo de las neuronas el género llamado clásico y, en especial, las melodías compuestas por el famoso compositor Wolfgang Amadeus Mozart. Hablamos del entonces muy popular Efecto Mozart. Los defensores de esta teoría afirmaban que gracias a las pulsaciones por minuto de sus composiciones, al igual que a la alta frecuencia de los instrumentos, el estado del cerebro de quien las escucha cambia a una situación más receptiva. En otras palabras, activa nuestras neuronas.

Aunque, como te explicamos, varios estudios confirman estas afirmaciones, hay otros que señalan que no son del todo ciertas o sencillamente que el efecto de la música puede incidir en nuestro ánimo (y, en este caso, en el de los niños) pero no necesariamente en la inteligencia. Es decir, no esperes con certeza que tu niño vaya a ser más inteligente que los otros sólo porque le hayas hecho escuchar a Mozart durante el embarazo. Lo indudablemente cierto es que no lo será menos por este hecho, que de ninguna manera podrá afectarlo negativamente.

Como ves, algunos efectos positivos de la música sobre el bebé durante el embarazo son discutibles, sobre todo en lo que respecta a si efectivamente puede hacer que nazcan más inteligentes y desarrollen mejor sus habilidades cognitivas. No obstante, no dudes que ciertamente lo estimula sensorialmente y genera un efecto relajante en tu bebé y en ti, por lo que sólo por este simple hecho ya resulta altamente recomendable.

Así que toma toma tus audífonos y ¡a escuchar música junto a tu futuro bebé!