Los berrinches son el primer paso para el desarrollo emocional de tu bebé

Los berrinches son el primer paso para el desarrollo emocional de tu bebé

Buenas y malas noticias. ¿Cuál quieren primero? La mala es que tu bebé está empezando a hacer berrinches y no discrimina en dónde o cuándo. La buena, es que éstos son un indicativo de su desarrollo emocional. Los berrinches o rabietas infantiles suelen aparecer alrededor de los dos años, aunque alcanzan su punto culminante entre los tres y los cuatro años.

El niño empieza a ser consciente de su autonomía y quiere comenzar a hacer cosas por sí solo para poner a prueba las habilidades que está desarrollando. Cuando no puede hacerlo porque le pones límites, se enoja.

Cómo ayudarlo a lidiar con ellos

Es importante que durante esta etapa recuerdes que tú eres el adulto y tienes que ser paciente y consistente, por muy cansada que estés. No se aconseja ignorar las rabietas porque el mensaje que esto envía es que sus emociones no son importantes y pueden tener problemas de auto estima en un futuro.

Tampoco debes regañarlo, ya que pueden desarrollar temor a comunicarse. La mejor manera de ayudarlos requerirá mucha paciencia de tu parte. Aquí tres herramientas para ayudarlo.

  1. No levantes la voz. No importa cuánto griten, es importante mantener un tono suave y relajado para que el bebé aprenda a manejar problemas sin gritar
  2. Intenta calmarlo para que pueda expresarse mejor
  3. Ofrece ayudarlo a buscar una solución