Las 5 principales razones por las que nunca deberías de obligar a tu hijo a comer

Las 5 principales razones por las que nunca deberías de obligar a tu hijo a comer

Qué manía. ¿Qué te parecería si cada vez que no tienes apetito alguien te persiga por la casa tratando de deslizar una cuchara por tu garganta? ¿O si tuvieras que comerte forzadamente todo lo que hay en tu plato aun cuando estás llena?

Pues así se sienten los niños cuyos padres que obligan a los niños a terminar todo sobre su plato. Obligar a un niño a terminar toda la comida de su plato puede tener repercusiones negativas, dicen especialistas.

Muchos padres preocupados por la alimentación y el desarrollo de sus hijos empiezan una batalla cuando de cantidad de comida se trata.

Que tu hijo no se coma todo lo que pones en su plato no quiere decir que no se esté alimentando bien o que esté desobedeciendo. Los niños, como los adultos, también se llenan.

Leonardo Escobar, médico pediatra, dice que “la mayoría de las personas tienen la idea de que mientras más coma un niño, estará más saludable, fuerte y grande. Pero, esto es completamente falso, ya que si se obliga a un niño puede tener más repercusiones negativas que beneficios”.

Un estudio de la Universidad Estatal de Pennsylvania revela que alimentar a la fuerza  a un niño fomenta el desarrollo de malos hábitos alimenticios.

Estas son las poderosas razones por la que no deberías obligar a tu hijo a comer:

  1. En el futuro rechazará todos los alimentos que lo obligaste a comer durante la infancia.
  2. Comerá menos y poco saludable.
  3. Aumenta el riesgo de desarrollar trastornos alimenticios en la adolescencia o adultez.
  4. No tendrá un control sobre la cantidad de comida que consume.
  5. Tendrá un mayor riesgo de padecer obesidad.

¿Por qué es tan dañino? La explicación es sencilla: al obligarlos a comer, ellos tienen a ignorar las señales de su propio cuerpo comiendo solo por complacer a sus padres.

Habrá ocasiones que tu niño comerá muy bien y otras no tanto, pero eso es completamente normal.

“Sólo hay que tomar en cuenta que no sean lapsos muy largos, de lo contrario valdría la pena visitar al pediatra para ver lo que está pasando”, señaló el médico.

Para dejar de cometer errores en la alimentación de tu hijo, lo ideal es evitar “regañar o amenazar a tu hijo por no querer comer, sobornarlo con cosas poco saludables para que coma (dulces, chocolates o helados); rogándole o correr a atrás de él para que coma”.