Cómo ir sustituyendo la leche por comidas más sólidas para el bebé

Cómo ir sustituyendo la leche por comidas más sólidas para el bebé

Una vez que tu bebé sostiene su cabecita y muestra interés por la comida, es hora de incorporar otros alimentos aparte de la leche. Aquí te contamos qué puedes darle a tu hijo.

El cereal de arroz, combinado con la leche materna o con una fórmula láctea puede ser la primera comida sólida de tu bebé. Eso sí, debes preparar sólo una pequeña porción. Cuando la pruebe por primera vez, tu pequeño hará gestos y caras, pues sentirá un sabor distinto al acostumbrado e incluso te lo escupirá.

No te desanimes, ya que es cuestión de costumbre. En cuanto empiece a conocer otros sabores distintos a la leche, aprenderá a saborearlos con gusto. Su dieta se complementará con la leche y poco a poco dejará de ser su principal alimento.

Después puedes ir agregando cereal de trigo, verduras como zanahoria, calabaza y chayote y frutas como manzana, pera, plátano. La cantidad de alimento no debe exceder de ½ taza diaria. No olvides que conforme aumente su ingesta de sólidos, debes aumentar su consumo de líquidos entre comidas.

El apetito de los pequeños en esta etapa es muy variable, y tendrás que ser paciente, ya que cuando comience a mover su cabeza lejos de la cuchara y mantenga sus labios bien cerrados, es que no desea seguir comiendo y no debes obligarlo a hacerlo.

Ya cuando se ha acostumbrado a los nuevos sabores y texturas, es hora de seguir alimentándolo con frutas y vegetales, haciéndolo paulatinamente y detectando si las deposiciones no son diferentes a lo habitual o si hay una reacción alérgica, vómito o diarrea. En caso de que esto suceda, debes suspender el alimento que generó el problema y avisarle al pediatra.