Cómo mejorar la calidad de los espermatozoides

Cómo mejorar la calidad de los espermatozoides

Los espermatozoides deben cumplir con una serie de requisitos en cuanto a número, forma y velocidad para llegar al óvulo. Sin éstos, la capacidad para fecundar un óvulo se reduce considerablemente. Una vez detectado el problema -a través de un examen de laboratorio de una muestra de semen llamado espermatograma- existen una serie de sencillos consejos y medidas que tu pareja puede adoptar para mejorar la presencia de espermatozoides sanos.

1. Añadir a tu dieta

Una dieta balanceada tiene efectos sobre la calidad del semen. De hecho, hay varias vitaminas y minerales que influyen decisivamente. Tal es el caso de los antioxidantes como las vitaminas C y E, y los llamados carotenoides. Puedes encontrar antioxidantes en prácticamente todas las frutas y verduras, así como en el aceite de oliva, el pescado, e incluso, en el vino, tomado en dosis moderadas.

Entre los aliments con mayor contenido de vitamina A están las zanahorias y las espinacas; de vitamina E, los frutos secos y el germen de trigo, y de vitamina C, los cítricos. Particular mención merece el ajo, que tiene efectos además sobre otras funciones del organismo, al igual que el Omega 3 y el Omega 6, grasas “buenas” contenidas en los frutos secos y el pescado, especialmente si es fresco.

Adicionalmente, el ácido fólico y el zinc son igualmente nutrientes esenciales para el caso del que estamos hablando. La carne de pollo tiene la ventaja de que contiene ambos minerales, mientras que las semillas de calabaza y las ostras tienen alto contenido de zinc. Los alimentos con vitamina B6 (cereales, frutos secos, etcétera) poseen también ácido fólico.

2. Restringir de tu dieta

Por lo contrario, la ingesta excesiva de grasas, azúcares y alcohol perjudican la producción de espermatozoides sanos. Ni qué decir del consumo de cigarrillos. En definitiva, unos hábitos saludables son fundamentales para mejorar la posibilidad de la concepción por métodos naturales.

3. El medio ambiente

El calor corporal excesivo afecta sin lugar a dudas la producción óptima de esperma. En este sentido, aconseja a tu pareja que adopte ciertos hábitos sencillos, como utilizar ropa interior holgada que le permita a sus testículos “respirar”, evitar las saunas y baños turcos o las duchas con agua muy caliente, por ejemplo. Si practica deportes, es aconsejable el uso de suspensorios (para reducir la posibilidad de que aparezcan varicoceles o várices testiculares), y si existe la posibilidad de recibir golpes, de un protector.

4. Estrés

Otro elemento que también tiene que ver con la producción de espermatozoides sanos es el estrés. Se ha comprobado que los hombres sometidos a fuertes presiones psicológicas, ya sea por exceso de trabajo, por querer alcanzar determinados logros deportivos o por problemas financieros y familiares, tienden a generar un semen de menor calidad. Se trata de un componente de la vida moderna que ha incidido de manera importante en la fertilidad de las nuevas parejas.