La importancia de vacunar a tus hijos contra el VPH

La importancia de vacunar a tus hijos contra el VPH

Las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH) ayudan a proteger a las niñas y a los niños de la infección por el VPH y el cáncer causado por este virus. Todos los preadolescentes de 11 y 12 años deben recibir dos vacunas contra el VPH con 6-12 meses de separación.

Según el CDC (Centers for Disease Control and Prevention), los preadolescentes y adolescentes que no hayan comenzado o terminado la serie de vacunas contra el VPH deben hablar con el médico o el personal de enfermería para ponérselas cuanto antes.

¿Por qué vacunarlos?

Esta vacuna protege contra infecciones que pueden conducir a seis tipos de cáncer. Protege contra las células anormales que pueden provocar cáncer (precancerígenas) y los efectos duraderos de las pruebas y el tratamiento de estos.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Los efectos secundarios más comunes son leves e incluyen:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el brazo donde se aplicó la inyección.
  • Fiebre
  • Mareos o desmayos (el desmayo después de cualquier vacuna, incluida la vacuna contra el VPH, es más común entre los adolescentes)
  • Náusea
  • Dolor de cabeza o cansancio
  • Dolor muscular o articular