Diario de mi primer trimestre: la etapa del NO

Diario de mi primer trimestre: la etapa del NO

Muchos se preguntarán por qué le he puesto este título mi diario. Desde aquel 7 de enero de 2017 cuando me di cuenta de cómo mi vida daría un giro de 180 grados al recibir la noticia de que sería mamá, las dudas y preguntas no se hicieron esperar.

Ese mismo día compré las vitaminas prenatales, me hice a la idea de estar encerrada y cuidarme por un tiempo.

Obviamente tu vida cambia desde ese instante porque ya no te puedes montar a un auto a cantar a todo pulmón saliendo de una discoteca ni mucho menos comer cuanta comida chatarra se te atraviese.

Esa primera semana hasta nuestra rutina de aseo cambió. El llevar una vida adentro tuyo te cambia la perspectiva de todo, incluyendo, hasta cómo caminas (lo digo porque siempre me tropiezo con todo y dicen que el embarazo te pone más torpe de lo normal).

El primer trimestre es una etapa crucial en nuestro embarazo, es la etapa donde la mujer se adapta física y emocionalmente a todos los cambios que trae el embarazo, es el momento en que nuestro cuerpo tiene que trabajar horas extras para que el embrión se desarrolle bien y esté en las mejores condiciones.

Es la etapa de decirle NO al estrés, preocupaciones innecesarias, tomar las cosas suaves, preguntarle a tu doctor si puedes seguir haciendo ejercicio si ya lo haces, no comer por comer sino por nutrirte.

Decirle NO a los comentarios no deseados, de decirle NO a los peligros de algunas actividades como los deportes extremos o el sushi (o todo lo que sea crudo, no queremos bacterias para nuestro bebé), decirle NO a varios medicamentos, hierbas y sustancias que pueden afectar a tu embrión.

Decirle NO al alcohol o cigarrillo (incluyendo aquellos que fuman delante de ti). Recuerda también informarle a tu doctor de cualquier problema de salud que tú y tu pareja tengan, incluyendo hasta trastornos genéticos que puedan ser hereditarios.

Debes de empezar a mirar que comidas te «caen mal» para evitar más nauseas de las que ya tienes. Por suerte yo nunca sufrí del famoso «morning sickness» o nauseas en la mañana, ni mucho menos de vómito pero lo que sí padecí durante TODO mi embarazo fue de ese fuego, casi que infernal, que sientes en la garganta gracias a la acidez.

Por esto cancelé varios alimentos que me ponían peor, aunque al final de mi embarazo hasta el consumir agua me producía esta candela en mi esófago.

Durante mi semana 11 viajamos a Ciudad de México a darnos nuestro primer Babymoon, o vacaciones durante el embarazo, ese momento que compartes con tu pareja antes de que llegue tu «bundle of joy».

Estos fueron de los 4 días más difíciles de mi embarazo, no por las nauseas ni por el cansancio, sino por no poder comer de todo y sobretodo por abstenerme de tomarme un buen mezcal,

Lo cierto es que toca decirle NO a varias cosas pero al final es por el bien de ambos, de la mamá y de ese precioso bebé que viene en camino. Yo, mamá sin filtro, decidí decirle NO a muchas cosas y ahora disfruto de esa negación mirándola mientras la arrullo.