El ejercicio: un aliado de la fertilidad en la mujer

El ejercicio: un aliado de la fertilidad en la mujer

Es más fácil preservar tu fertilidad si cuidas de tu cuerpo por medio de una dieta sana y un programa de ejercicio. Existe evidencia de que si te encuentras en los extremos de tu peso, ya sea muy bajo o muy alto, puedes comprometer tu capacidad para concebir.

El equilibrio de la grasa corporal también juega un papel importante en la fertilidad en la mujer, ya que está relacionado con la producción de las hormonas necesarias para el embarazo.

Algunas mujeres atletas sufren de problemas de irregularidad en su ciclo menstrual o disfunción ovulatoria.

Ni mucho, ni poco

El exceso de actividad aeróbica vigorosa inhibe la producción de estrógeno y progesterona, las hormonas que son vitales para la fertilidad en la mujer.

Obviamente, el cuerpo de cada mujer es distinto; hay quienes pueden tener una rutina muy vigorosa de ejercicio y ser altamente fértiles, y hay quienes incluso con reposo absoluto tienen problemas de fertilidad.

Si ya sigues una rutina de ejercicio y tus ciclos menstruales son regulares, no tienes que cambiar tu rutina para quedar embarazada.

Por otro lado, un cuerpo sano es necesario para un embarazo sano. Si no tienes una rutina de ejercicio en lo absoluto, es recomendable que comiences con 30 minutos al día de ejercicio aeróbico de bajo impacto, como caminata o bicicleta estática.

No es un asunto solamente de la mujer

La fertilidad de los hombres también está ligada a la condición física óptima. Los que son sedentarios en general tienen un conteo más bajo de esperma que aquellos que se ejercitan regularmente, por lo tanto, es fundamental que el cuerpo de tu pareja sea sano para facilitar la concepción.

Las actividades en pareja no sólo son sanas físicamente, también pueden fortalecer su vínculo, al tiempo que son divertidas y relajantes. Platica con tu pareja y decidan qué tipo de ejercicio les gustaría hacer juntos. Dos personas son mejor que una, el apoyo moral para quienes empiezan una rutina es de vital importancia.

Consejos

– Visita a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.

– Si has aumentado o disminuido tu nivel de actividad física y sigues teniendo problemas para concebir, visita a un especialista en fertilidad.

– Evita deportes de alto impacto o que pueden hacer que te golpees o caigas, como la equitación o las artes marciales.

– No practiques buceo mientras estás embarazada, puede ser peligroso para tu bebé.