Receta: Papilla nutritiva y casera de pollo

Receta: Papilla nutritiva y casera de pollo

A partir de los siete meses o cuando tu bebé ya ha asimilado y disfruta comer sólidos, puedes empezar a introducir más texturas y menos triturados para que tu bebé se acostumbra a tragar con cautela.

Esta receta de papilla de pollo es ideal para que tu bebé esos primeros pinitos alimenticios y es recomendable solo para bebés mayores de siete meses.

Ingredientes:

1 taza de agua

1 pechuga deshuesada de pollo, sin piel, cortada en cubitos

1/4 de taza de arroz

3 zanahorias enteras, cortadas

1/4 de libra (113 gramos) de habichuelas, vainas, ejotes o porotos verdes (vainitas o judías), cortados (pueden ser congelados)

Preparación:

En una olla combina todos los ingredientes y calentar hasta que hiervan. Reduce el fuego y tapa parcialmente, durante veinte a treinta minutos, hasta que se cueza el pollo y los vegetales estén blandos.

Retira del fuego y deja que se enfríe un poco. Coloca todo en la licuadora o procesadora de alimentos y combina hasta que se logre la consistencia deseada (entre más chico el niño, más suave debe ser).

Esta papilla se puede congelar por dos meses, ya sea usando recipientes bien lavados o un molde para cubitos de hielo (una vez congelada la papilla, se sacan los cubitos y se guardan en bolsas individuales en el freezer o nevera, ya que generalmente un cubo equivale a una porción).