Las tres etapas claves del parto para mamás primerizas

Las tres etapas claves del parto para mamás primerizas

Si tu embarazo se encuentra en la recta final, es normal que sientas curiosidad y hasta un poco de ansiedad por el parto que se acerca. A veces, saber a qué atenerse disminuye la ansiedad y por eso aquí te explicamos sobre las distintas etapas del alumbramiento vaginal, conocido también como parto vaginal.

La primera etapa:

Las contracciones empiezan a ser cortas y ligeras. Ocurren en intervalos de 5 a 10 minutos. Durante este período, lo usual es que puedas adoptar cualquier posición que desees e ir de un lado a otro. Cuando las contracciones se suceden cada 3 a 5 minutos, se hacen más intensas y duran entre 40 y 50 segundos, estás en lo que se llama «parto activo».

Durante esta etapa, el útero se contrae para ensanchar cada vez más la abertura de la cerviz (el cuello del útero). Es fundamental que llames al médico y que acudas al hospital o el lugar donde planeas tener a tu bebé. Cuando llegues al lugar donde planeas dar a luz, te examinarán el cuello del útero para ver cuánto se ha abierto (esto se llama «dilatación»). También te tomarán el pulso, la temperatura y medirán también tu respiración y presión sanguínea. Se controlará también la frecuencia cardiaca, la posición y la condición del bebé.

Las contracciones se harán cada vez más frecuentes, hasta llegar a unos 2 minutos de intervalo, se volverán más intensas y durarán hasta un minuto. Muchos médicos autorizan, por ejemplo, que se aplique la anestesia una vez que la parturienta ha llegado a 4 ó 5 centímetros de dilatación, pero eso es algo que tu doctor debe decidir.

La segunda etapa:

Este periodo puede durar hasta 2 horas y termina con el nacimiento del bebé. En algunos casos, durante las contracciones alguien te dará instrucciones sobre qué hacer (respirar, pujar o mantener la contracción), pero ahora cada vez más las enfermeras sólo monitorean el progeso hasta que se llega a 9 o 10 centímetros de dilatación.

Allí es clave seguir las indicaciones. Trata de concentrarte en estas instrucciones. Encuentra una posición para empujar que te sea cómoda y empuja sólo cuando te lo digan. Cuando aparece la cabeza del bebé, si es necesario, el médico hace la episiotomía. Luego, mientras soplas para evitar que haya más pujos, aparece gradualmente la cabeza entera del bebé, luego sus hombros y por fin emerge el resto del cuerpo.

La tercera etapa:

Es bastante breve y termina cuando se expulsa la placenta y las membranas que han sostenido al bebé. El personal del hospital te limpiará y cambiará la ropa de cama. Si hubo episiotomía o desgarro vaginal, el doctor terminará las suturas en este momento.

¿Qué sucede con el bebé apenas nace?

Si es necesario, el personal médico limpiará la nariz y la garganta del bebé inmediatamente después de nacer para quitarle la mucosidad o fluido y luego atan y cortan el cordón umbilical.

Al bebé se le aplican gotas o un ungüento antibiótico en los ojos para prevenir infecciones y se le da vitamina K para evitar problemas en la coagulación de la sangre. Es normal que le saquen algunas gotas de sangre del talón para realizar ciertos análisis que determinen la salud de tu hijo aunque ese examen, llamado tamiz neonatal o PKU en Estados Unidos.

Hay veces que se mide el nivel de glucosa en la sangre para ver si el bebé estuvo en sufrimiento fetal o si está deshidratado después de un trabajo de parto muy largo.

Luego de que lo hayan medido y pesado, si has decidido amamantarlo, puedes intentar darle el pecho por primera vez, pero no te desilusiones si el bebé no se agarra a la primera. La lactancia es un proceso que requiere paciencia, pero que es muy bueno para el bebé y la madre.

Dependiendo del centro médico donde estés, pueden llevarse el bebé por cerca de 4 horas para observar sus latidos cardiacos, su respiración, comprobar su peso, bañarlo y examinarlo completamente antes de traértelo de regreso. Aunque la adrenalina de haber traído al mundo a tu bebé te puede producir un arranque de nueva energía, trata de descansar y aprovecha de comer. Durante el parto se realiza un esfuerzo tremendo y necesitas recuperarte.