Historias de los niños en la «zona cero» del Zika

Historias de los niños en la «zona cero» del Zika

(CNN) — Maria Vitoria tiene ocho meses y nació con microcefalia, probablemente como resultado del virus del Zika.

Su familia la abandonó al nacer.

El desarrollo de su cerebro se atrofia por el defecto de nacimiento, y poco a poco sus padres adoptivos, Kely y Josimar Oliveira, están aprendiendo la hacer desgarradoras preguntas:  ¿nos puede ver?, ¿nos puede oír?.

Momentos así suceden todos los días en la Clínica Fundación Altino Ventura en Recife.
Esta ciudad portuaria en el noreste de Brasil fue la zona cero del brote del Zika en el país; y ahora ve como los síntomas de los bebés que nacen bajo esta condición crecen cada día. Pero para Kely Oliveira, la elección de traer María Vitoria a su casa fue simple: había esperado durante mucho tiempo para adoptar, y el instinto se impuso en el momento en el que conoció a la bebé. «Para mí fue realmente el amor, ya sabes, el amor de una madre», explica. «Cuando la vimos, nos enamoramos de ella».

Esperanza para el futuro

La terapia hace una diferencia significativa en el desarrollo de los niños con microcefalia. A veces, las madres se turnan para cuidar a los hijos de otros en la clínica, un momento de solidaridad, un reconocimiento de que comparten los mismos desafíos.
Hay tristeza aquí, y un acuerdo tácito de no hablar de cuánto tiempo o cómo los niños pueden vivir y prosperar. Pero también hay algo de optimismo, esperanza para el futuro.

«Cuando sea grande, yo creo que me gustaría que fuera médico», dice Kely. «Para descubrir más sobre el tema de la microcefalia, para ayudar a otras personas que tienen microcefalia».