La historia de dos amores: mis bebes «estrella y arcoiris»

La historia de dos amores: mis bebes «estrella y arcoiris»

(TODO BEBÉ).-La experiencia de ser mamá es maravillosa, pero el camino ha sido diferente para cada mujer. Nuestra amiga y bloguera, Sofía Sánchez de Tagle, comparte la historia de sus dos amores: su bebé estrella que siempre estará en su corazón y sus bebés arcoíris que ahora iluminan su vida.

«A algunas a las que la vida nos ha llevado a conocer y experimentar la historia de dos amores: la del bebé estrella y el bebé arcoíris», dice Sofía.

Primero hay que entender que el bebé estrella es el que sólo vivió dentro de nuestro vientre, al que nunca pudimos ver a los ojos ni acariciar, pero que nos imaginamos cada día.

«Mi bebé estrella, se fue un 18 de abril de 2013, jamás olvidaré lo que mi alma y corazón sintieron ese día, pero la vida me tenía preparada una luminosa sorpresa, mis bebés arcoíris.»

Contrario a esto, los bebés arcoíris son los que logran nacer después de la pérdida de uno anterior, ya sea porque hubo un aborto, nació sin vida o falleció a los pocos días de haber nacido. Ellos desde su concepción vienen a demostrar que siempre hay una oportunidad para salir adelante y recuperar la ilusión.

«Mis hijas llegaron después de la tormenta, cuando salió el sol, pero la lluvia seguía ahí, y aparecieron inesperadamente como un arcoíris que da luz, color y esperanza a un cielo gris.»

Esto no significa que el arcoíris haga olvidar a una estrella, o que ocupen su lugar, porque esos bebés que sólo vivieron dentro de sus madres o que sus padres conocieron sólo por unas horas, siempre los acompañarán. «Mi bebé estrella hoy tendría un poco más de 4 años, pero si no fuera una estrella, María y Jimena no existirían», comenta.

«Jamás hubiera preferido perderlo, pero él definitivamente cumplió una misión que era venir a cambiar mi mundo. Con esa fuerza y vida recuperada llegaron mis dos arcoíris que realmente son luz, porque llegaron no solo a iluminar mi vida sino a la de todos los que la rodean.

Hoy he aprendido que los bebés estrellas y arcoíris llegaron para cambiar al mundo, empezando por el de sus papás, a convertirse en nuestros grandes maestros de vida.»

A todas las mamás que estén esperando un bebé arcoíris recuerden que esta es la oportunidad para honrar a su bebé estrella que siempre brillará y para vivir con intensidad y alegría la llegada del nuevo bebé, que viene a iluminar sus vidas con una gama mágica de colores, concluye Sofía Sánchez de Tagle.