No le temas al ejercicio estando embarazada

No le temas al ejercicio estando embarazada

 

No sientas que porque estás embarazada debes dejar de hacer ejercicio. Según el doctor Edward Fidalgo, jefe de Obstetricia del Mercy Hospital en Miami, EE.UU., las mujeres que tenían un régimen de ejercicios antes de salir en estado, pueden continuar su actividad, especialmente si el tipo de ejercicio está basado en entrenamiento aeróbico o cardiovascular.

 

Ten en cuenta que si tienes un embarazo de alto riesgo, debes consultar a tu médico antes de realizar algún ejercicio o deporte. En general lo que se debe evitar en cualquier embarazo es alzar cualquier tipo de pesas, ejercicios a base de máquinas de resistencia y se deben limitar la frecuencia de algunos movimientos. No son recomendables la equitación, el esquí ni el ciclismo. El yoga especial para embarazadas, en cambio, ayuda a respirar mejor y a aliviar las tensiones. Salir a caminar también es una excelente opción.

 

La actividad física, beneficia tanto a la madre como al bebé. «Muchas madres creen que están casi enfermas cuando están embarazadas y no se mueven, el metabolismo se les hace más lento, las defensas les bajan y se sienten en malas condiciones», afirma el Dr Mauricio Bitrán, jefe de Obstetricia del Mount Sinai Hospital en Miami, Florida, EE.UU.

 

Según los especialistas seguir un plan de educación física, ayuda bastante en el proceso del parto. Las mujeres «se sienten más seguras, pujan y se acortan todos estos plazos», dice el dr. Bitrán.

 

Así que ponte cómoda e invita a tu marido o a tus hijos a salir a caminar y a ejercitar tu cuerpo. Te sentirás con más ánimo y más fuerza para afrontar el nuevo reto que se acerca.