Los mejores ejercicios durante el embarazo

Los mejores ejercicios durante el embarazo

Siempre es bueno mantener un buen estado físico, pero durante el embarazo debes cuidar de ti y del bebé que crece dentro tuyo. Durante la dulce espera, tu cuerpo va cambiando debido a las hormonas del embarazo y se van relajando los ligamentos. Además, va cambiando tu centro de equilibrio por la panza que va creciendo.

Si antes de embarazarte practicabas algún deporte, lo más probable es que puedas seguir haciéndolo teniendo ciertas precauciones básicas, como evitar movimientos bruscos y no elevar mucho la temperatura del cuerpo.

Hay médicos que advierten que no es bueno levantar pesas ni ejercicios a base de máquinas de resistencia. Lo mejor es consultar con el obstetra apenas sepas que estás embarazada. La buena noticia es que varios estudios indican que las mujeres que practican deportes durante el embarazo, tienden a tener partos más rápidos y a recuperarse más rápido después de tener a su bebé.

Si nunca has hecho ejercicios y estás embarazada, puedes comenzar a ejercitarte pero de manera suave y verificando con tu médico que no tienes alguna condición que pueda agravarse con actividad física. Por ejemplo, si has tenido partos prematuros en el pasado, un cuello del útero incompetente o embarazos de alto riesgo, no es aconsejable el ejercicio en el embarazo.

Si tu ginecólogo verifica que no tienes problemas mayores de salud, hay varias opciones para ejercitarte durante el embarazo. Los expertos recomiendan ejercicios de bajo impacto, que no impliquen movimientos bruscos y que no impliquen caídas o posibles impactos en la zona del vientre. El mejor deporte para muchos es la natación, ya que tiene un riesgo muy bajo de lesiones, disminuye la hinchazón de las piernas, mantiene baja la temperatura del cuerpo y es de bajo impacto.

Caminar también es recomendable, ya que es un ejercicio fácil, económico y beneficia a todo el cuerpo. Eso sí, no te expongas a temperaturas extremadamente elevadas. Además de arriesgarte a la deshidratación, exponer al feto a temperaturas muy altas puede ser perjudicial.

Otras alternativas de deportes indicados en el embarazo:

 

 

Recuerda: ¡estar embarazada no es excusa para dejar de lado el ejercicio! El ejercicio puede ayudarte a llegar en mejores condiciones al parto, mejorar la circulación, ayudarte a no aumentar de peso en exceso y a manejar mejor el estrés. Eso sí, evita la equitación, el esquí o el ciclismo competitivo, ya que son deportes en los que podrías caerte o golpear sin querer tu panza.