Anticonceptivos: ¿cuándo dejarlos para embarazarme?

Anticonceptivos: ¿cuándo dejarlos para embarazarme?

Es probable que con tu pareja hayan decidido no tener niños durante los primeros años de convivencia, mientras encontraban la estabilidad sentimental y económica necesarias para dar ese paso importante de convertirse en padres. Para ello, habrán escogido seguramente un método anticonceptivo, de acuerdo con las recomendaciones médicas, la propia experiencia y gustos.

Ahora que consideran que es el momento adecuado para engendrar un bebé, es razonable que te preguntes si existe un plazo determinado o necesario para suspender el uso de dichos métodos anticonceptivos antes de tratar de que quedes embarazada.

Si hablamos de los llamados métodos de barrera, como los preservativos o condones y el diafragma, la respuesta es sencilla: no existe tal plazo. Inmediatamente que decidan no continuar utilizándolos pueden empezar a tratar de concebir.

El caso de la píldora

La duda surge, con cierta frecuencia, cuando el recurso empleado es el de la llamada píldora anticonceptiva, puesto que se trata de compuestos hormonales -normalmente gestágeno y estrógeno-. Éstos han influido en tu organismo de diversas formas, fundamentalmente evitando que ovules, lo que hace que el moco cervical sea más denso o deja el endometrio inactivo. Por esto, es comprensible que tengas preguntas respecto al tiempo en que esos efectos terminan.

Lo cierto es que si dejas de tomar la píldora, volverás a ovular entre 30 y 45 días después, por lo que podrás, en consecuencia, quedar embarazada a partir de ese momento. Sólo en muy pocos casos, algunas mujeres desarrollan lo que se conoce como amenorrea postpíldora, cuando llegan a pasar hasta tres meses sin que les llegue la regla. En estos casos, se debe ir al ginecólogo, quien te indicará cómo recuperar el período y regularizar tu situación.

No obstante, un número importante de especialistas recomienda esperar hasta tres meses después de abandonar el uso de la píldora para engendrar, básicamente por dos razones: la primera es tratar de optimizar la posibilidad de lograr que te embaraces. Así, la idea es que monitorices durante esos 90 días la regularidad de tu período de forma que puedas determinar con mayor seguridad tus días más fértiles. Muchas veces, la frecuencia de tus períodos puede no ser igual a la que tenías antes de usar este método.

En segundo lugar, lo conveniente antes de embarazarte es consumir determinadas cantidades de ácido fólico durante aproximadamente tres meses. Esta vitamina es esencial para evitar deficiencias en el sistema nervioso central de tu futuro bebé, por lo que la espera vale la pena.

Este período de espera es conveniente también si se emplearon otros métodos en los que han estado presentes, aunque en menor concentración, hormonas destinadas a disminuir la fecundidad temporal, como es el caso de los dispositivos intrauterinos que desprenden hormonas o el llamado anillo vaginal.

Si has decidido, en consecuencia, esperar esos tres meses, eso no implica que debas practicar la abstinencia con tu pareja, pues pueden utilizar los métodos de barrera que te mencionamos al comienzo de este artículo (preservativos o el diafragma, entre otros).

Mitos sobre la píldora y la fertilidad

Es indudable que la píldora se ha convertido en uno de los métodos más confiables para evitar embarazos; tal vez por ello ha tenido también, desde que se inventó, mala fama, no sólo por aquellos que desconfían de medicamentos que alteran determinadas funciones vitales, sino también por quienes se han opuesto a su uso por razones religiosas.

En concreto, se han difundido muchos rumores falsos y carentes de sustentación científica, respecto al efecto que dicho método produce en la fertilidad de la mujer que la consume y de los bebés que tienen después de haber abandonado su uso.

El primero y más frecuente es que la píldora produce infertilidad. Sin embargo, de acuerdo con distintas estadísticas, el tiempo que toma a las mujeres que no la han consumido previamente salir embarazadas es el mismo que el que les toma a aquellas que sí lo han hecho.

También se ha llegado a afirmar que la píldora produce malformaciones fetales, en otras palabras, que puede afectar el desarrollo normal de tu bebé mientras está en tu vientre. Tampoco existe la más mínima prueba de que eso sea cierto.

Por último, y esto es lo más anecdótico, que el uso de la píldora puede producir embarazos múltiples. Esto no tiene base médica ni lógica, pues los nacimientos de este tipo tienen su origen normalmente en factores hereditarios o como consecuencia de procesos de fecundación asistida, por ejemplo.

En conclusión, aun cuando la píldora puede no ser recomendada en algunos casos vinculados con el estado de salud de la mujer (hipertensión, diabetes, etcétera), la realidad es que si la has estado tomando, esto no afectará la posibilidad de que salgas embarazada luego de que abandones su consumo. Eso sí, como hemos explicado, lo recomendable es que esperes unos tres meses antes de intentar concebir a tu pequeño.