Consejos para mamás de mellizos o trillizos

Consejos para mam s de mellizos o trillizosYa superado el parto y la llegada a casa con más de un recién nacido, se presenta otro desafío para los padres de mellizos y trillizos: la salida de la casa. Ya sea al llevarlos al parque, donde los abuelos o al pediatra, algo que es complicado para quienes tienen un solo bebé se dificulta el doble… o el triple.

Sin embargo, ser organizado realmente tiene su recompensa y facilita mucho la vida. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar si tienes mellizos, gemelos o trillizos:

  • Prepárate el doble (o el triple): nos referimos a calcular bien la cantidad de pañales, biberones, fórmula láctea (si no estás amamantando), chupetes (si tus hijos usan) y ropa de recambio. Es mejor llevar de más, que de menos. Mal que mal, siempre suceden cosas inesperadas con los bebés.
  • Trata de tener un bolso siempre listo con lo indispensable: cuando regreses a casa, rellena la cantidad de pañales que usaste, saca los biberones sucios y reemplázalos por unos que estén limpios. Ello te facilitará la vida cuando tengas que salir.
  • Cuando tengas una cita, sal con mucha anticipación: o mejor dicho, planea salir por lo menos 15 minutos antes de lo necesario. Acepta el hecho de que probablemente cuando estén listos para salir, uno de los bebés se va a ensuciar o habrá que cambiarle el pañal. Al estar preparada para ello, no te frustrarás por el retraso.
  • Organiza todo alrededor de los horarios de tus bebés: aunque haya personas que no te comprendan, respeta el horario de siesta y comida de tus pequeños, ya que así estarán de buen humor. De esta manera, evitarás muchos malos ratos.
  • Acepta toda la ayuda que te ofrezcan: siempre y cuando respeten la manera de criar a tus hijos que has adoptado con tu pareja.
  • Lleva siempre un registro diario de lo que hace cada bebé: anota a qué hora se le dio de comer a cada bebé, cada vez que le cambies el pañal y cuánto durmió de siesta. Si alguno de tus hijos está enfermo, anota su temperatura y la hora en la que le diste su medicamento. A más de alguna mamá que se le olvidó hacer esto le ha sucedido que no le cambió el pañal por muchas horas a uno de sus hijos… o algunas cosas peores, pero que tenían solución.

Ahora, ¡a pasarla bien! Todas las incomodidades se te olvidarán apenas veas las caritas de tus hijos y los rostros enternecidos de quienes caminen cerca de ustedes.