Seguridad en el automóvil

Seguridad en el automóvil

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) lanzó una campaña para promover el uso de los asientos elevados «booster.»

El uso de los sistemas de seguridad para niños ha aumentado, pero también su uso incorrecto continúa siendo muy alto. Por ello, la NHTSA lanzó una nueva campaña para que los padres usen los asientos de seguridad y lo hagan de manera correcta. Casi el 73% de los sistemas de seguridad automovilísticos para niños son usados incorrectamente, exponiendo a los niños innecesariamente a una lesión o incluso la muerte.

La buena noticia es que cada vez más padres usan algún tipo de sistema de seguridad con sus hijos. Desde los años noventa hasta la fecha, la utilización de los sistemas de seguridad ha incrementado de un 50.6% a un 71.5% en los niños de 60 libras o menos. Trágicamente, de acuerdo a NHTSA, casi un 12% de los niños no estaban asegurados y por consiguiente, corriendo un gran riesgo.

«Los asientos de seguridad para niños son muy efectivos cuando son usados correctamente,» dijo Jeffrey W. Runge, Administrador de NHTSA. «Padres y cuidadores deben dedicar un tiempo para informarse de cómo proteger mejor a los niños de todas las edades.»

Los investigadores también encontraron que:

  • El 62.3% de estos niños estaban asegurados en un sistema de seguridad para niños y el 25.9% estaban asegurados con el cinturón de seguridad.
  • El 72.6% de los niños estaban asegurados incorrectamente. Los abusos más comunes eran dejar las correas del arnés que aseguran al niño demasiado flojas o dejar muy sueltos los cinturones de seguridad que aseguran el asiento del niño al vehículo.
  • Hay una relación directa entre los conductores que se abrochan el cinturón de seguridad y los niños que van asegurados. El 92% de los niños que viajaban con conductores que tenían abrochado su cinturón de seguridad, también estaban asegurados; comparado con solamente un 62% de niños que viajaban asegurados en autos con conductores que no usaban su cinturón de seguridad.

Niños que pesan más de 40 libras necesitan silla de refuerzo
La NHTSA lanzó una campaña para educar a los padres de niños que ya son demasiado grandes para sus asientos de seguridad para bebés. El mensaje clave para los papás es que una vez que el niño ya deja atrás la silla para el automóvil (por ejemplo, cuando ya pesa más de 40 libras), no debe usar simplemente el cinturón de seguridad para adultos, sino un asiento elevado o de refuerzo tipo «booster». Actualmente, por lo menos 4 de 5 niños que deberían viajar en un asiento «booster,» no lo hacen.

«Los cinturones de seguridad no están diseñados para sujetar a un niño pequeño,» dijo Runge. «El asiento tipo «booster» resuelve este problema ubicando el cinturón en la posición en donde es más efectivo».