Lactancia ayuda a que mamás y bebés logren un peso sano

Lactancia ayuda a que mamás y bebés logren un peso sano

De acuerdo a los estudios, tanto los bebés que toman pecho como sus madres muestran un peso sano. Los bebés que toman pecho tienen menor incidencia de obesidad en su infancia y sus madres típicamente regresan al peso que tenían antes del embarazo más rápido que las mamás que dan leches artificiales a sus hijos.

A fines del año 2000, la máxima autoridad de salud de los Estados Unidos, Dr. David Satcher, realizó una sesión especial donde los participantes generaron ideas y estrategias para la prevención de la obesidad. Entre las prioridades para prevenir la obesidad se mencionó la importancia de la promoción de la lactancia. Existen varios motivos para ello.

En 1999 se llevó a cabo en Bavaria un estudio de más de 9000 niños . Éste mostró que los niños que fueron amamantados exclusivamente por seis meses presentaban un riesgo 43% menor de ser obesos y los bebés amamantados por más de un año mostraron tener 72% menos probabilidades de sufrir de obesidad.

Además de esto, algunos investigadores creen que la lactancia tiene un papel importante en la prevención de la obesidad en el adulto. Los niños que recibieron leches artificiales tenían una mayor concentración de insulina en su sangre, lo cual es de esperarse ya que la necesitan para procesar las grasas. La leche materna contiene grasas y proteínas que difieren de manera importante de aquellas disponibles en leches artificiales. Las proteínas en la leche materna existen en las proporciones correctas y también son mucho más fáciles de absorber que las cantidades mayores que se encuentran en las leches artificiales. El niño que no recibe leche materna tiende a almacenar dichas cantidades mayores de proteínas en forma de grasa, incrementando su riesgo de obesidad.

Amamantar quema más calorías
Además de los beneficios de la lactancia para el bebé, ésta también facilita la pérdida del peso que experimentan las madres durante el embarazo. Las investigaciones muestran que en promedio, las madres lactantes pierden más peso el primer año después de haber dado a luz que las mujeres que no dan pecho.

Esta diferencia se debe principalmente a la diferencia en la cantidad de calorías que gastan las madres lactantes al estar produciendo leche. Se calcula que una mujer que amamanta a su hijo necesita entre 200 y 400 calorías adicionales en su dieta.

Para mayor información sobre los beneficios de la lactancia y el bajar de peso puedes llamar a la Liga de la Leche dentro de Estados Unidos al 1-847-519-7730 o visitar el sitio www.lalecheleague.org . La Liga de la Leche fue fundada en 1956 con la misión de ayudar a las madres en todo el mundo a amamantar a sus hijos por medio de apoyo, ánimo, información y educación mediante un acercamiento de madre a madre y para promover un mejor entendimiento de la lactancia como un elemento importante en el desarrollo sano del bebé y de su madre.