Embarazo con mirada mística, 5ª Parte: Consejos para el trabajo de parto

Embarazo con mirada m stica  5  Parte  Consejos para el trabajo de partoAkasha Kaur, la columnista de Todobebé experta en yoga, te brinda algunos consejos que te pueden ser muy útiles durante el trabajo de parto . Ella no es doctora, pero sí tiene años de experiencia aconsejando a futuros y nuevos padres, y te puede guiar en el momento de dar a luz tanto en lo referente a las contracciones como a otros aspectos del trabajo de parto .

  1. Usa respiración rítmica abdominal, relajada cuando estés en trabajo de parto , te ayudará a sobrellevar las contracciones.
  2. Camina tanto como puedas, pero descansa cada hora.
  3. Un trapo calientito en el piso pélvico, ayuda a estirarse mejor, y se siente ¡INCREÍBLE! cuando se acerca el parto
  4. Si tus manos se duermen, colócalas juntas como formando una copa y respira en ellas. Esto ayuda a la hiperventilación.
  5. Si tus piernas tiemblan, apriétalas fuertemente y luego suéltalas.
  6. Esta es probablemente la experiencia más intensa de tu vida, vas a dar a luz a tu bebé. Tal vez no sientas deseos de tener a la familia cerca, ya que debes mantener tu concentración en el trabajo de parto . Ellos deben comprenderlo, conversa con ellos previamente al respecto y así no tendrás sentimientos de culpa.

Las contracciones de parto pueden ser fuertes y durar de 1 a 2 minutos, con espacios de 15 a 60 segundos entre una y otra contracción. El punto máximo de la contracción puede durar hasta 45 segundos. Es posible que durante el trabajo de parto sientas:

  1. Signos físicos: «pinchazos» en los dedos, calambres en las piernas, temblores, gas intestinal, eructos, arrebatos o «flashazos» de calor que alternan con escalofríos.
  2. Cambios emocionales: confusión, pánico, comportamiento introvertido extremo, concentración profunda, irritabilidad temperamental, desánimo, cansancio.

Todas estas sensaciones son «normales» antes de dar a luz y forman parte del trabajo de parto . Siéntelas, trata de comprender el momento por el que estás atravesando, no te resistas al dolor de las contracciones, piensa que es por corto tiempo y no pierdas contacto con tu bebé, háblale, no obstante que no entiende propiamente las palabras, sí siente la energía de lo que estás diciéndole. Esto hará que te sientas más tranquila y a tu bebé le dará seguridad para apresurar el parto.

Otra ayuda: la acupresura
Si te sientes muy tensa en esta primera etapa del parto , puedes pedir que te den un masaje suave en los pies con un poco de aceite de almendras, presionando principalmente la planta.

Para combatir los calambres en cualquier parte de las piernas antes de dar a luz, ponte de pie y pide que te presionen con firmeza el surco que se encuentra entre el dedo gordo del pie y el que sigue (a la altura del empeine). Esta presión hará que el músculo contraído por el calambre se afloje y se quite el dolor.

Akasha Kaur es maestra de Kundalini yoga desde 1993 certificada por IKYTA (International Kundalini Yoga Teachers Association). Se ha especializado en impartir el taller Embarazo Feliz, en Mexico, con la riqueza de la técnica del Kundalini Yoga desde 1994.
También es autora del libro EMBARAZO FELIZ, guía yóguica espiritual para el embarazo, el parto y la vida feliz del niño, basado en las enseñanzas de Yogi Bajan*, obra que será publicada próximamente por la Editorial Diana de México. Si te gustaría enviarle una pregunta, escríbele a editor@todobebe.com . No puede contestar todas las consultas, pero sí leerá tu mensaje y tratará de contestar tus inquietudes en una columna futura.

Si vives en México, puedes asistir a sus cursos en: Centro de Kundalini Yoga «Ardás», Emilio Carranza No. 93-B, San Jerónimo Chicahualco, Metepec, Estado de México. Además, todos los sábados ofrece una clase de 3 horas en el Sikh Center, Pachuca 159, Colonia Condesa, México, D. F. Más información la puedes obtener en los teléfonos (01) 5286 1536 y 5286 2790.

NOTA: Este artículo es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud, sino consultar a algún médico que te examine en persona y que esté autorizado para practicar medicina en la localidad donde vives.